FIRMAS Salvador García

Tensión y fricción. Por Salvador García Llanos

Como se esperaba: fue una congelación, un recurso táctico, una espera de una semana para no aparentar -¡a estas alturas!- soberbia y prepotencia, otro menosprecio al clamor popular.

Pero el Gobierno no da marcha atrás, ni revisa. La reforma educativa, el nuevo modelo plasmado en otra ley, será aprobada hoy por el Consejo de Ministros. Da igual que por primera vez todas las escalas, desde la infantil-primaria a la universitaria, estuviesen juntas y de acuerdo. Da igual que se hayan manifestado cientos y miles de personas de la comunidad educativa. Ésta palpa que estamos en un punto de casi imposible retorno: restricciones, segregación, selectividad, enfrentamiento, desigualdad…
El clamor demandaba diálogo, acercamiento pero qué va… El Gobierno, a lo suyo, a la carga ideológica. La Ley Orgánica de Calidad de la educación (LOMCE) ya ha iniciado su carrera: antes de la primera etapa, el clamor hace prever que la contestación, en toda la tramitación, va ser muy intensa.
Será tensión y fricción en la legislatura del retroceso.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario