Sin categorizar

Héctor Barberá y su novia, condenados por maltratarse mutuamente

AGENCIAS.-El piloto Héctor Barberá evita dar la cara tras ser condenado por malos tratos a 14 meses realizando trabajos sociales. Tras el percance acontecido el pasado jueves de madrugada donde la pareja se agredió mutuamente en un hotel de Jerez, el piloto se ha salvado de la cárcel por un acuerdo llegado con su ex, Desirée.

Con un taxi en la puerta para protegerle de los medios, Héctor salía ayer de los Juzgados de Jerez  donde ha permanecido retenido. Muy tranquilo aseguraba encontrarse «Muy bien».

Por su parte, Desirée, con  signos de violencia visibles (moratones en el cuello), también salía de los Juzgados de Jerez donde contó el acuerdo al que han llegado el piloto y ella tras la noche de gritos y golpes en la habitación del hotel: «Hemos llegado a un acuerdo, él ha admitido lo que ha hecho y gracias a eso le ha quedado 14 meses de trabajo social y a mi cinco meses solo por darle un bocado en defensa propia. Él también me ha denunciado a mi pero se me quedan en 5 meses porque no tengo antecedentes» explicó la joven muy afectada a la salida de los juzgados.

Desirée describió ante las cámaras la noche que tuvo que vivir al lado de Barbera «Estuvimos en la Feria de Jerez, nos fuimos al hotel y tuvimos una discusión de pareja, le dije que no quería continuar con la relación y no lo acepto, dije que me quería ir del hotel y no me dejaba irme» explica «Me cogió por el cuello bastante fuerte, luego por los brazos y me tiro al suelo, el pelo he perdido bastante, me chocó contra el suelo, contra el váter» añade. Desirée declara que Héctor «nunca» había hecho eso anteriormente «Todo el mundo cuando discute es un poco violento pero no me lo esperaba de él» y también confirmó que el comunicado del representante era totalmente falso. Barberá ha admitido lo que ocurrió. Asimismo, Desirée confirma que no quiere volver a ver a Barberá nunca más y se echa a llorar cuando le mencionan el mal trago que está pasando su padre.

Los padres de Desirée que estaban apoyando a su hija en todo momento se encontraban destrozados en la puerta de los Juzgados de Jerez. Abatidos, se muestran a disgusto con la sentencia, sobre todo el padre de la joven. Pepi, la madre de Desirée responde a la pregunta de si esta era la primera vez que sucedía este hecho: «Si, si, que si empujoncitos, mucho maltrato psicológico, eso siempre han tenido ellos» declara que Desirée ha aguantado tanto porque «tiene 23 años, él tiene muy buena labia, vino a pedir a casa perdón, todo ha sido una mentira y aquí tenéis la prueba. A ella le han magullados entera y como le dio un bocado en la nalga tienen los dos la misma, lo comido por lo servido» añade.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario