FIRMAS Salvador García

Venezuela, en el laberinto. Por Salvador García Llanos

Han pasado tantas cosas en una semana, desde la jornada electoral, que es inevitable aludir al predominio de la incertidumbre, presente y futura, del país venezolano, un país sociológicamente partido, donde el proceso revolucionario parece palidecer. Cacerolas y cohetes rivalizan en Caracas ‘la nuit’, como si no hubiera terminado la fiesta, como si hubiera que prolongar una suerte de insólita celebración. Unos, la disconformidad con el resultado y el modo de obtenerlo; otros, la permanencia en el poder y la continuidad del citado proceso.

Pero la realidad es otra: las informaciones sobre desabastecimiento no son más que la cara externa de una economía en crisis, acentuada por una devaluación reciente de la moneda; en tanto que la creciente inseguridad o el aumento delincuencial, factor en el que convergieron los aspirantes a la presidencia de la República durante la pasada campaña electoral, hace cada día más complicada la convivencia. Imágenes de diputados agredidos en plena Asamblea legislativa o el mismo episodio de la interrupción del discurso de investidura del presidente electo son pruebas de la radicalidad, no digamos de alguna fraseología empleada en los discursos de campaña y de los testimonios de familiares y allegados afectados por esa zozobra de inseguridad.

El chavismo tiene que empezar a entender que las cosas han cambiado y que sin el líder natural, por muchas invocaciones que se hagan, el escenario es muy diferente. El primero en advertirlo fue el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, a propósito de la pérdida de más de setecientos mil votos, cuando, en un aviso a navegantes -¿también a Maduro?-, planteó la necesidad de hacer autocrítica. En ese escenario, el papel del Ejército sigue siendo reservado. Y la consideración del imperio como enemigo comienza a ser un recurrente poco creíble, aun cuando Estados Unidos siga sin reconocer el resultado electoral. Un resultado, por cierto, que tuvo un coste de seis muertos y centenares de heridos. Demasiado en una consulta democrática, mancillada con sangre.

A la espera de despejar algunas incógnitas, Venezuela anda sumida en el laberinto. Que haya recuento definitivo o no de las urnas puestas en duda, significa mucho para las partes, el oficialismo y las instituciones por un lado; y el candidato derrotado por otro. Esa es una. Y la necesidad de replantearse el pacto social, otra. Es muy difícil tratar de proseguir un proceso revolucionario en las condiciones que queda un país tras la desaparición de un liderazgo unipersonal muy acusado y afectado por problemas internos de coexistencia sociológica. Si en el escenario aparecieran otros elementos que, en sí mismos, significaran más complicaciones, estaríamos ante una intrincada jungla cuya salida es difícil vislumbrar. Por ejemplo: esas amenazas de no reconocimiento de los mandatos populares, o incluso de prisión, son pruebas de querer hacer absolutamente irreconciliable cualquier intento de aproximación y de respeto a las reglas del juego.

Ni siquiera en las socorridas invocaciones a la divinidad o a las abstracciones de la religiosidad, de muy difícil entendimiento en un proceso revolucionario, hay fundamentos para encontrar un horizonte mínimamente despejado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario