FIRMAS

La empresa de informática de Justicia no ha tenido tiempo de calcular las fechas de carnaval (toma ya). Por Belén de Vil

No para el desastre de eso que se llama Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia de Canarias (hola Spínola). No solo es un caos el multimillonario programa informático Atlante (el I y el II, herencias de José Miguel Ruano, CC of course) cuando era consejero de Presidencia, sino que no funcionan las aplicaciones para algo tan previsto como los días de reducción de jornada por carnavales, que ahora se tienen que hacer “a mano”, porque la empresa informática “no ha tenido tiempo” de actualizar el rollo. 

Como lo leen, que da risa. Una instrucción de UGT explica a sus afiliados en el sector Justicia, que como la reducción de la jornada es diferente en Las Palmas  que en Santa Cruz de Tenerife, porque en una es del 8 al 15 de febrero, y en la otra, del 11 al 18, no han podido actualizarla “por falta material de tiempo”.

¿Cómo que no han podido poner la pestaña de control horario para los funcionarios de Justicia? ¿Peeero esta empresa no se lleva una pasta gansa por justamente su mantenimiento y actualización? Cuando hablamos de pasta gansa hablamos de pasta gansa. Les dejo un post de no hace mucho: las p.t.ditas del Atlante II, pero no se pierda, porfaplis, el comunicado del sindicato, para que el personal mande faxes o se las apañe como pueda. Si fuese mi guante, inundaría de faxes la dichosa Dirección General, a ver qué tal.

E Atamte Ii y sus imposibilidades por falta de tiempo

Lo  grave de la nota de UGT, como pueden leer, no es que no se pueda hacer (po faaavor, cómo no se va a poder hacer), sino que “no han tenido tiempo”. Glupsss, reglupss… ¿No hay calendario laboral a comienzos de año? ¿No se sabe con suficiente antelación cuándo caen las Calendas, cuándo llegan los disfraces, cuándo hay mascaritas y un martes de fiesta por medio?

Pues por lo visto, no. El Atlante II, flamante programa informático que tiene en vilo a magistrados y resto de personal de los juzgados canarios porque se “cae” cada dos por tres, y que colapsa los órganos judiciales una tras otra, y que es el mismo que registra las entradas y salidas de los currantes, no ha podido ser actualizado, con lo que los funcionarios tienen que mandar un fax a la Dirección General con las horas de currele o directamente fichando a las dos de la tarde.

En fin, en fin… A ver si es cierto que arde la sardina.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario