Sin categorizar

Una investigadora de la ULL, coautora de un artículo publicado en la revista ‘Nature’

Elblogoferoz.-La revista Nature Neuroscience acaba de publicar un artículo en el que se analiza el desarrollo de un centro cerebral en ratones, concretamente el bulbo olfatorio accesorio (BOA), cuyo cometido es procesar la información de las feromonas. Una de las autoras de este trabajo es la profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna Gundela Meyer, que ha colaborado en este trabajo con científicos de diversas instituciones de la India, Japón y Estados Unidos.

En el bulbo olfatorio accesorio (BOA) existen dos partes: una anterior, importante para el comportamiento reproductor, y una posterior, implicada en actitudes de defensa y agresividad. En el trabajo publicado se ha concluido que ambas partes tienen un desarrollo muy diferente: la primera deriva del telencéfalo anterior, que es el sitio donde se ubica el BOA adulto, mientras que la segunda nace en la parte más posterior del telencéfalo, en una zona poco conocida llamada la “eminencia talámica”, la cual conecta el telencéfalo con el diencéfalo.

Durante el desarrollo embrionario temprano, las futuras neuronas principales de la parte posterior del BOA, también llamadas células mitrales, migran desde la eminencia talámica hacia delante, siguiendo un trayecto en la parte más externa y lateral de la corteza cerebral. En este largo tránsito viajan acompañadas por células de Cajal-Retzius, un tipo de neuronas importantes para el proceso de migración de las neuronas telencefálicas, y que también tienen un origen en la eminencia talámica.

La contribución del laboratorio coordinado por la profesora Meyer al trabajo publicado ha sido la demostración que estas células de Cajal-Retzius no intervienen en la migración de las células del BOA posterior al telencéfalo anterior, a pesar de intervenir en la migración de la corteza cerebral. Esto se ha descubierto al observar que en ratones con una mutación del gen p73, en los cuales faltan las células de Cajal-Retzius, esta migración se realiza con toda normalidad a pesar de la carencia de ese tipo de neuronas en concreto.

En conjunto, esta nueva vía migratoria es más larga que todas las migraciones descritas hasta ahora durante el desarrollo cerebral, y la más insospechada, ya que conecta zonas opuestas del telencéfalo embrionario. Esta migración aparece tempranamente en la evolución, por lo que se especula que lleva a cabo funciones conservadas a lo largo del proceso evolutivo.
Este trabajo forma parte de la colaboración que Meyer lleva manteniendo desde hace cuatro años con la profesora Shubha Tole del Instituto Tata de Investigaciones Fundamentales en Mumbai, dado su interés común por el estudio de las migraciones tempranas en el telencéfalo embrionario. La investigadora de la ULL ha visitado este centro científico financiado por el gobierno indio en dos ocasiones. De esta colaboración han surgido hasta el momento dos trabajos publicados, y se espera ampliar este trabajo común en el futuro.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario