FIRMAS

Más competentes: una función, una Administración. Por Antonio Alarcó

Después de un año muy complicado, en el que ha sido preciso tomar decisiones difíciles pero necesarias para garantizar nuestros servicios y reflotar nuestra economía, estamos recobrando nuestro papel en Europa. Volvemos a ser un país en el que se puede creer, y los principales analistas financieros nos ubican, con Suiza, entre los mejores lugares para invertir, pero esta crisis económica y social marca un antes y un después.

Tras poner orden en las cuentas públicas nuestro déficit estructural se reduce en 3,5 puntos, y se observan signos de recuperación, pero ya nada volverá a ser igual. Es bueno, por ello, que nos adaptemos a esta nueva realidad, también desde las instituciones.

Ahora toca profundizar en las reformas que requieren las Administraciones para obtener mayor rendimiento y eficiencia, intensificando la transparencia y la honestidad que debemos cuidar en toda actuación pública. Defendemos, pues, el principio de “una función, una administración”, ya que no estamos en disposición de pedir más competencias, sino de ser más competentes.

Se habla de “hacer más con menos”, y es un buen objetivo, pero realmente lo que toca es hacer lo mismo que venimos haciendo, aprovechando nuestros actuales recursos. Es momento de priorizar y evitar duplicidades -y triplicidades o más, que existen- innecesarias que impliquen gastos superfluos, con el fin de adelgazar la Administración, sin menoscabo del Estado de Bienestar.

La reforma del sector público ha supuesto un ahorro de 5.400 millones y esperamos que se pueda incrementar en 2013 y 2014. Un objetivo de país ha de ser que la política -imprescindible en democracia- cueste menos a los ciudadanos, para reducir la maraña de leyes, pero también de sociedades, instituciones y entidades públicas. Cuando el Gobierno plantea un ajuste en las mancomunidades y municipios con el fin de garantizar la sostenibilidad del sistema, Canarias tendría que abogar por la máxima coordinación de sus Administraciones públicas. El actual modelo es insostenible y requiere una profunda reforma que ponga en valor el papel que juegan los cabildos insulares.

Es fundamental que procedamos a mancomunar servicios pero con carácter insular, como alternativa para lograr la máxima eficiencia de los recursos, profundizando en la calidad de la prestación y no en la cantidad.

Estas instituciones ya centenarias, pero cercanas y eficientes, han de protagonizar el diseño geoestratégico de las Islas bajo el prisma de la movilidad, herramienta básica para garantizar la igualdad de acceso de los ciudadanos a los servicios. De hecho, nuestras Corporaciones insulares deben ser la referencia a la hora de diseñar las políticas regionales, que, en nuestra opinión, aseguradas las prestaciones básicas al ciudadano, han de fomentar la I+D+i+d, la formación y el empleo, con especial incidencia en familias y pequeñas y medianas empresas.

En esta reforma de ámbito local, autonómico y estatal, proponemos articular una carta insular de servicios que aúne todas las competencias que habrían de asumir los cabildos con exclusividad. No estamos para competir con la sociedad civil, sino para facilitar la vida al ciudadano, simplificando su relación con las instituciones y minorando el afán regulador que ha existido en España, pero muy especialmente, en esta comunidad autónoma. Estamos de acuerdo, de hecho, con quienes afirman que por cada nueva ley aprobada, sería preciso derogar dos, pues un abultado marco legislativo no ofrece más garantías jurídicas a ciudadanos y empresas, sino que puede contribuir a paralizar la actividad económica. Ahora que todos los indicadores económicos reflejan que volverá a fluir el crédito, es preciso que el crecimiento se traduzca en nuevas oportunidades de empleo, pero solo se logrará si trabajamos con decisión y transparencia en las Administraciones, sin competir con la sociedad civil, y siempre al servicio de ciudadano. Esta reforma precisa los máximos consensos posibles, por lo que llamamos a la actual dirección del principal partido de la oposición, a que se sume a la mano tendida por el Gobierno para debatir este programa serio y comprometido con la recuperación de este gran país.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario