FIRMAS Salvador García

Imagen de contrición. Por Salvador García Llanos

Nos pidieron en una comparecencia televisiva que pone a prueba la capacidad retrospectiva, condensada, además, en pocos minutos, una imagen del año que concluyó, un momento determinado que merezca ser destacado y recordado, que haya sido noticia y que haya entrañado una cierta trascendencia.

Y en la memoria estaba, naturalmente, el perdón del rey don Juan Carlos, un hecho insólito, un acto de contrición sin precedentes que sirvió al menos para mitigar la controversia que alimentaba el desprestigio derivado del comportamiento de algunos componentes de la familia real, entre ellos el del propio monarca con aquella cacería de elefantes que tuvo el disgusto añadido de la lesión tras una caída.
Fue una imagen sobresaliente, sin duda. Como lo había sido aquella otra de hace unos años, en el curso de una Cumbre Iberoamericana, cuando el rey, inopinadamanete, le preguntaba al presidente venezolano Hugo Chávez por qué no se callaba. La diferencia entre ambas es que así como la cuestión regia brotaba fresca y espontánea, interrumpiendo incluso la intervención del mandatario bolivariano, la petición de perdón había sido meditada hasta la saciedad, por mucho que fuera dicha, aun portando muletas, en la planta del centro hospitalario donde había sido atendido.
En el primer caso, digamos que no estaba en el guión o que su majestad se saltó todo esquema protocolario, hasta el punto de ganar simpatías. En su expresión de disculpas, respondía a la única salida posible adivinada por la Casa Real en aquellos momentos: las palabras justas, las frases exactas y ensayadas, la naturalidad para hacerlas más creíbles y el volver a empezar, sabiendo que “no volverá a ocurrir”, hasta el punto de producir un efecto condescendiente casi inmediato.
Fue una imagen inusual, desacostumbrada, por supuesto, con un valor social y político elevado, ahora que ya empieza a ser mirado con perspectiva en un país donde cada vez se tolera más, pese a las reformas gubernamentales. Todo un rey, todo un jefe de Estado, pidiendo perdón públicamente. Puede que ese día los que se han proclamado como no monárquicos reafirmaran sus convicciones juancarlistas. En una tertulia radiofónica, recordamos, alguien quiso acuñar el término “monarcano”, una suerte de licencia dialéctica que daba a entender algo así como respetuosos con la monarquía pero con esperanza republicana.
En el año del retroceso -porque 2012 lo ha sido, desde luego- ese acto de contrición, esa imagen, bien merece estar por encima de otros momentos que, como las lágrimas de Obama, demuestran que las personas, por muy alto que sea su rango, son de carne y hueso y las emociones les desbordan.

P.S.- Salud, suerte y venturas para el año recién estrenado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario