Sin categorizar

Sobre Arte-Sanía, un nuevo blog, y sobre La senda en la televisión mejicana. Por Eduardo García Rojas

* Ya pueden visitar el blog que Mario Domínguez Parra y José Aníbal Campos han lanzado al cada vez más agitado –afortunadamente– océano de la red. En Arte-Sanías encontrarán algunos textos sobre el arte de la traducción así como, prometen, sabrosas reflexiones sobre literatura y cultura en general.

A Mario Domínguez Parra no lo conozco personalmente aunque en más de una ocasión he tenido que importunarlo para que me aclarase algunas dudas de los textos que con generosidad envía a El Perseguidor. Mario también es poeta y un lector voraz. Lo mismo traduce el griego moderno como el inglés. Así que entre sus muchas colaboraciones, y por recomendar solo una, les invito a que se sumerja en la versión en español de Escritos breves (Ediciones Escalera) de James Joyce.

Con José Aníbal Campos pude tomarme un café una vez que nos encontramos por casualidad en las proximidades del Mercado Nuestra Señora de África, en la capital tiñerfeña. Momento en el que hablamos de todo un poco. Al despedirnos me regaló dos libros traducidos por él. Uno que me dejó K.O., Edipo en Stalingrado, de Gregor von Rezzori; y el otro El príncipe de la niebla, de Martin Mosebach. Además de escritor y sano polemista, José Aníbal Campos es también un excelente traductor, por lo que sospecho que gran parte del éxito que las novelas del suizo Peter Stamm están recibiendo en España tiene nombre y apellido.

* En el que probablemente sea uno de los programas más demoledores de cine de la televisión mejicana se hacen eco del estreno de la película La senda, del cineasta tinerfeño Miguel Ángel Toledo. Si pinchan este enlace podrán recabar además otros avances de largometrajes presentados por un caballero que me hace pensar que en ese país nos llevan años de ventaja en esto de dar espectáculo.

Yo me he pegado la pieza entera y al final hasta me han entrado ganas de cantar algo así como Ay La senda, Senda, Senda…/ miradas que te visitan,/ porque no podemos verte/ en esta Canarias tan chiquitita…

Saludos, elescobillon, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario