Sin categorizar

¿Iberia corre riesgo de desaparecer?

Juan Carlos Díaz Lorenzo/Foto: Óscar Martínez.-No tenemos a pie de calle la impresión de que Iberia vaya a desaparecer, como tampoco tenemos la impresión de que la fusión con British Airways haya sido beneficiosa para la parte española. En todo caso, si Iberia desaparece tendrá culpables con nombres y apellidos y esos son los gestores que actualmente tiene la compañía, incapaces de reconducir la situación pese a los millonarios salarios que cobran a costa del esfuerzo de sus trabajadores a los que ahora quieren liquidar y de los atribulados pasajeros, que pagamos por adelantado.

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, ha cometido a nuestro juicio un grave error de estrategia de comunicación, al enviar un correo electrónico a los clientes de la compañía –entre los que nos encontramos- en el que nos explica sus argumentos para defender lo indefendible, como es echar a la calle a 4.500 trabajadores y lamentar la huelga que los sindicatos han montado para diciembre. No dudamos que sea preciso adelgazar la estructura de Iberia, pero una cosa es eso y otra bien distinta semejante despropósito.

El futuro de Iberia pinta difícil y algunos lo complican más

Si su deseo es poner a la opinión pública en contra de los trabajadores de Iberia, ha dado en hueso duro. ¿Qué es lo que quiere?, ¿qué los trabajadores, los que van a echar y los que se quedan les aplaudan su decisión? ¿cómo se atreve a decir que la huelga es injustificada cuando la guadaña cortará las cabezas de 4.500 trabajadores?, ¿cuántos directivos ineficaces se van a ir a la calle?, ¿dónde están los sacrificios de los directivos con salarios millonarios y resultados desastrosos?

En el bla, bla, bla del correo del presidente de Iberia dice que es un deseo llegar a una solución negociada con los sindicatos para “salvar el máximo número posible de puestos de trabajo” y garantizar el futuro de la compañía. La misma que ellos han llevado con su dudosa gestión a esta situación. Los clientes estamos hartos de todo esto. Si los actuales gestores de Iberia han sido incapaces de hacer frente a los desafíos externos y a la competencia, no puede ser culpa de los trabajadores. Y quede patente que del mismo modo que casi siempre somos críticos con los procedimientos del sindicato elitista Sepla, no podemos ser complacientes con esta decisión empresarial que traerá mayor desencanto y desesperación a la clase trabajadora de este país.


Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes