Sin categorizar

La UE ofrece un fondo específico de 2.750 millones para España y subvenciones específicas para Canarias

AGENCIAS.-  El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha ofrecido este viernes un fondo específico de 2.750 millones de euros para España para paliar su pérdida de ayudas europeas en el actual contexto de crisis y ha contemplado subvenciones específicas para Canarias, además de aumentar el nivel mínimo de subvenciones que recibirán Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia.

De este cheque, 200 millones corresponden a Extremadura, que además mantendrá el nivel de ayudas que recibe actualmente al estar su nivel de renta por debajo del 75 por ciento de la UE.

Un total de 1.550 millones se repartirán entre Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia, Canarias y Melilla, catalogadas como «regiones en transición» porque su PIB está entre el 75 por ciento y el 90 por ciento del promedio comunitario y los 1.000 millones restantes irán al resto de comunidades autónomas.

El compromiso de Van Rompuy incluye además 50 millones de euros extra para Ceuta y Melilla y subvenciones específicas para Canarias en su condición de región ultraperiférica, ofreciendo incrementar de 925 a 1.378 millones de euros estos fondos destinados en sus presupuestos del año próximo a la RUP.

Según esta propuesta, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, que en el actual periodo son objetivo prioritario de la política de cohesión de la UE, mantendrán al menos el 60 por ciento de las ayudas europeas, en lugar del 57 por ciento propuesto anteriormente. Además, se les aumenta de 300 a 500 euros la prima por parado para el nivel de desempleo que supere la media de la UE.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, analizará ahora si la propuesta es suficiente. «La vamos a estudiar y mañana nos reuniremos otra vez para intentar llegar a un acuerdo», ha explicado a la salida de la reunión. Con el plan anterior de Van Rompuy, España podría perder alrededor de 20.000 millones de euros.

La última propuesta incluye además un fondo especial de 1.000 millones de euros para Grecia y un cheque de un valor similar para Portugal.

Recortes insuficientes

Por su parte, Alemania, Reino Unido y el resto de países contribuyentes netos a las arcas comunitarias consideran insuficiente el recorte de 80.000 millones de euros al presupuesto de la UE para 2014-2020 propuesto por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y reclaman más reducciones, especialmente en el gasto en eurofuncionarios e instituciones comunitarias. La disminución mínima adicional debería ser de entre 10.000 y 20.000 millones de euros, según han informado fuentes diplomáticas.

«Rajoy cobra 75.000 euros brutos al año. No hay mucha gente en la Comisión que gane menos», ha señalado un funcionario europeo. En su última oferta, Van Rompuy no plantea ningún recorte en administración, algo que ha enfadado a los contribuyentes netos, que si bien admiten que los ahorros en esta partida nunca serán significativos, resaltan su valor simbólico tras los recortes impuestos a los salarios de los funcionarios en muchos Estados miembros.

«La última propuesta de Van Rompuy no es una base para el acuerdo» para los contribuyentes netos, afirman las fuentes consultadas. «No se trata de uno contra veintiséis (en referencia a un veto de Londres) sino que se opone el grupo de los países que pagan», resaltan.

Este grupo (en el que están también Dinamarca, Suecia, Finlandia y Austria) cree además que el último plan Van Rompuy empeora la situación, ya que no sólo no aumente el recorte de 80.000 millones de euros, sino que además aumenta la ayuda a las regiones y a la agricultura a costa de los fondos en I+D e infraestructuras, que son más importantes para estos países.

Alemania en particular ve imposible el acuerdo sobre estas bases porque su contribución neta a las arcas comunitarias (que está entre el 0,3% y el 0,4% de su PIB) incluso aumentaría hasta entre el 0,4% y el 0,5%.

Pese al rechazo de los contribuyentes netos, Van Rompuy pretende celebrar una nueva ronda de bilaterales durante la tarde en un intento final de lograr un acuerdo. La primera reunión será con la canciller alemana, Angela Merkel.