FIRMAS

Lo que un portavoz no debe ser. Por Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los portavoces de las empresas importantes y las que no lo son tanto y que se precien de ello deben tener mucho cuidado en lo que dicen y cómo lo dicen en público. Y más cuando su espectro es amplio y por el medio hay una crisis aguda de acusaciones que señalan a la compañía para la que trabaja como aparente culpable de la quiebra de otra, por una denuncia que los tribunales dilucidarán en su momento.

Flaco favor le ha hecho a sus intereses corporativos el portavoz de Binter, que por lo visto ejerce de casi todo en la compañía que le alimenta desde hace años, incluso desde que era propiedad de Iberia y despachaba vuelos en las puertas de embarque del aeropuerto de Los Rodeos. Pues resulta que, como si fuera un contendiente político al uso, se ha permitido calificar de “ignorante o mentiroso” al presidente del Gobierno de Canarias, incluido en el conjunto de los mortales discrepantes. Se podrá estar de acuerdo o no con él y habrá argumentos para rebatirle, pero siempre desde el respeto como suponemos que al portavoz en cuestión le gustará que le respeten, pues no en vano Paulino Rivero ejerce el cargo político más relevante de esta Comunidad autónoma junto al presidente del Parlamento de Canarias.

Nadie discute que Binter tiene desde su origen el liderazgo del sector en Canarias

Las cosas hay que saberlas decir. ¿Dónde está la cordura, la diplomacia y la elegancia en las formas? Esa afirmación categórica de que en el transporte aéreo en Canarias “no hay monopolio”, tiene sus matices. “Cualquiera que hable de monopolio, sobre todo si es dirigente político y se supone que conoce la realidad del transporte aéreo en Canarias, o es un ignorante o es un mentiroso”, ha dicho el portavoz en cuestión. Pensamos que es una forma innecesaria de echar leña al fuego y de poner en aprietos a la imagen de Binter Canarias, la empresa de la que vive y dice mal de su incontinencia verbal cuando las cosas no son a su gusto.

Es comprensible que en estos días de mucha tensión afloren los nervios, y que el susodicho portavoz haya alcanzado un extremo innecesario, faltando al respeto al presidente del Gobierno autónomo al llamarlo “ignorante y mentiroso”. ¡Qué necesidad! Paulino Rivero podrá estar equivocado, pero también puede tener sus razones y en ellas se fundamenta, pero pensamos que no es ni una cosa ni es la otra. Por mucho que la postura empresarial se considere en los argumentos que mejor estime oportunas, ello no le exime de moderar su lenguaje de cara al público. Flaco favor le está haciendo a sus accionistas el hecho de que a su portavoz bocazas se le haya calentado el pico.

Y sobre todo cuando leemos asombrados cómo ha osado convertirse en adalid y justiciero de la verdad. Preguntado por si la compañía se sentía responsable del cierre de Islas Airways al haber presentado una denuncia por una presunta malversación de fondos públicos, afirmó que “yo me sentiría responsable si conociendo que se está cometiendo un presunto delito mirara para otro lado y no lo denunciara”. Y añadió que “yo creo que esa sí es la responsabilidad, sobre todo si están utilizando mal un dinero que no es de las compañías, es a lo que usted le corresponde por su descuento de residente”. Cuidado. Sin prisas. Que hablen los tribunales, que para eso están y en ellos confiamos.

Conocemos las mañas de la “competencia” con las agencias de viajes y otros proveedores de clientes. Hubo un tiempo en que éstas se rebelaron e hicieron saber sus quejas a través de una página denuncia llamada “Binter no”. ¿Se acuerdan? Para evitar que se les siguieran sublevando, los clientes que compran a través de internet –que son la mayoría- pagan un extra de tres euros más por su propia autogestión, es decir, con lo que el billete encarece su precio final. Y así encontramos que hay más cosas, de las que seguiremos hablando en los próximos días.

Saludos a los lectores, que cada día son más. Gracias.

Foto: Tave Myliu

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes