FIRMAS

Asuntos Sociales: una prioridad irrenunciable. Por José Manuel Bermúdez Esparza

La primera función de un Ayuntamiento es estar cerca de sus vecinos: escuchar y atender sus necesidades y preocupaciones, sus tristezas y alegrías, sus carencias y esperanzas. Procurar dotar de los servicios cotidianos que mejoran su calidad de vida, y facilitar la igualdad de oportunidades sea cual sea su lugar y sus circunstancias de origen. Algo tan aparentemente sencillo de explicar y a veces tan difícil de aplicar como eso, porque si no es así, carecen de sentido. Precisamente por eso la tarea de un Ayuntamiento es la más exigente, pero también la más gratificante, de cuantas labores de servicio público pueden realizarse desde una administración: es el contacto directo y continuo que permite tomar el pulso a una sociedad, cara a cara, mirando a los ojos y dando respuestas.

Vivimos el período de mayor crisis económica y social de nuestra historia reciente. Una crisis que tiene raíces y razones globales, pero cuyas consecuencias y respuestas deben ser también locales. Conscientes de esa realidad, de ese pulso vital de nuestra Ciudad, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha determinado emprender una iniciativa de medidas excepcionales para atender a circunstancias igualmente excepcionales. Se trata de articular la manera de -ante la carencia de medios económicos- priorizar todo aquello que afecte más directamente a los servicios sociales, porque somos los que mejor conocemos y más rápidamente podemos paliar, al menos en parte, las tremendas dificultades que atraviesan las familias.

Los trámites y plazos ordinarios de una Administración tienen pleno sentido para garantizar la transparencia y eficacia en la justa distribución de los recursos. Pero, como antes decía, ante circunstancias excepcionales debemos tomar medidas excepcionales: no sólo garantizar un incremento de recursos económicos destinados a este fin, que será de, al menos, una subida del 5% en los próximos Presupuestos municipales destinados a Asuntos Sociales, a pesar del contexto de recorte y austeridad que obligarán a congelar o reducir prácticamente todas las demás áreas. También se trata de que el resto de los servicios den prioridad en sus actuaciones a la  hora de la dotación de medios personales, tramitación de los procedimientos, fiscalización de las ayudas y entrega de los pagos.

No es en tiempo de bonanza, sino justamente ante la adversidad, cuando mejor se demuestra la capacidad de gestión y la voluntad firme a la hora de tomar decisiones y establecer prioridades. Gobernar es, entre otras cosas, elegir. Elegir con una visión global que permita tomar decisiones cuyo alcance a medio y largo plazo permitan la progresiva reactivación económica para generar riqueza y empleo que den solución a esta grave crisis. Pero elegir también con la capacidad de dar prioridad a aquello que resulta más urgente e inmediato, que es siempre la atención de las personas, y entre ellas, las que más sufren por esas dificultades.

A lo largo de su Historia, Santa Cruz de Tenerife ha demostrado siempre su capacidad a la hora de hacer este tipo de elecciones, de decidir sus prioridades, y así sobreponerse ante la adversidad. Y hoy, como ayer, debemos estar a la altura que requieren las circunstancias, por encima de intereses partidistas o ambiciones personales, de batallas estériles o de visiones miopes. Esa es nuestra tarea, la tarea de todos.

 

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario