FIRMAS Juan Velarde

25-N: Elecciones independentistas. Por Juan Velarde

Artur Mas ya ha lanzado su órdago a la grande. El 25 de noviembre de 2012, es decir dos años después de las últimas elecciones catalanas, el presidente regional llama a los ciudadanos a las urnas para que, supuestamente, avalen el proyecto independentista, secesionista, separatista, de autodeterminación o de estado libre asociado que ha planteado en Madrid ante Rajoy. Si no va de farol el político del CiU, está claro que el 25-N se juega seguir en la poltrona de la Generalitat y entonces tocará ver si este jugador de póker electoral va en serio o al final recurre a los faroles para intentar engañar y engatusar nuevamente al electorado.

20120926180627-artur-mas-ciu.jpg

El líder nacionalista catalán se ha lanzado en los brazos de los más radicales, quizá recordando las estampas de hace algo más de un año, cuando decenas de miles de exaltados rodearon el Parlamento catalán y no dejaron acceder en condiciones normales a muchos de los diputados, entre ellos el propio Mas, que tuvo que entrar en las dependencias a través de un helicóptero. De haberlo intentado a pie o en coche oficial, a estas horas ya hubiese sido historia.

Sin embargo, y a los resultados electorales del 2010 me remito, no ganaron (ni siquiera se acercaron a una mayoría simple) aquellas formaciones que propugnaban la independencia de Cataluña, sobre todo ERC, que fue cayendo en votos y escaños hasta ser nuevamente una fuerza casi residual en el arco parlamentario catalán, de ahí que ahora esta fuerza trate de sacar rédito del golpe de timón de Artur Mas en pos de una separación de España que, de momento, la sociedad en bloque no ha pedido, reclamado o anhelado.

Eso sí, triste futuro para una región bella en todas sus dimensiones, pero que no ha sabido cortar de raíz las malas hierbas de quienes quieren tener en propiedad el juguete o romperlo directamente. Los votantes tienen el 25 de noviembre la palabra y sobre todo la papeleta para evitar una astracanada. Y mientras, en Moncloa, ni están ni se les espera.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes