FIRMAS

¿Qué hacemos con el ‘sí o sí’? Por Ramón Alemán

Hace un tiempo escuchaba con frecuencia a un presentador de una televisión local despotricar de la expresión ‘sí o sí’, que consideraba –como diría Fernando Lázaro Carreter– de fea catadura. En aquel entonces a mí tampoco me hacía mucha gracia, pero tras oír recientemente una emisión del cortísimo y estupendo programa Hablando en plata, de Radio Nacional de España, he cambiado de opinión. Al fin y al cabo, ¿no aportan estas tres palabras una idea concreta y clara de lo que el hablante quiere decir? A mí me da la impresión de que sí. Pero como nunca llueve a gusto de todos, hoy veremos qué es lo que se dice por ahí de tan afirmativa novedad lingüística.

Haciendo una búsqueda por Internet nos encontramos con que son unos cuantos los que detestan esta expresión, pero lo cierto es que cumple a la perfección el cometido para el que fue inventada: nos transmite, en pocas palabras, una idea que entendemos a la primera. ‘Sí o sí’ se emplea en aquellos contextos en los que queremos dejar claro que algo que nos proponen o de lo que estamos hablando no tiene alternativa o parece no tenerla. Por ejemplo: “Pedro iba a recibir un homenaje en la fiesta, así que tenía que ir sí o sí, aunque no le apetecía”.

Sin embargo, aquel presentador del que les hablaba no era el único al que le sonaba mal este invento. Si hacen clic sobre estas palabras podrán leer un artículo del periodista Fernando Olmeda, que se refiere a esta locución como “una especie de ‘no queda otra’, o ‘por cojones’ de este siglo, tan edulcorado, tan falso para algunas cosas”. Tampoco queda muy bien parado el ‘sí o sí’ en un artículo publicado en elpaís.com en el que se afirma que estamos ante una redundancia absurda.

Como suelo hacer en casos similares, recurrí a los manuales de consulta que tengo a mano, pero se ve que esta expresión es tan reciente que aún no ha tenido tiempo de ser tratada por los guardianes de la lengua, pues no figura en mi modesta colección de diccionarios. Sí me dieron una escueta respuesta en la Fundación del Español Urgente (Fundéu), a la que me dirigí hace unos días a través del correo electrónico. Esto es lo que me dijeron: “Ese uso es adecuado en español”.

Como ven, no hay unanimidad. Yo, por mi parte, me quedo con la respuesta de la Fundéu y con lo dicho por Amelia Fernández en Hablando en plata (si hacen clic en este enlace pueden escuchar el programa en el que se trató el asunto). Esta magnífica auscultadora de la lengua española no parece ver con malos ojos el polémico ‘sí o sí’, del que dice que nos viene bien cuando queremos hablar de aquellas situaciones en las que no hay o no nos ofrecen alternativas, o bien cuando se nos plantean “propuestas en apariencia libres y que no sentimos como tales”.

En definitiva, si alguien dejara en mis manos la decisión de dar el visto bueno al uso de esta simple y eficaz expresión, no tendría más remedio que decir que sí. Sí o sí.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario