FIRMAS

¡Ya está bien! Los ciudadan@s no somos estúpidos. Por José Luis Pedreira Massa

Quiero compartirlo en redes

A los ciudadan@s nos incomoda sobremanera que nos traten como si fuéramos tontos o no entendiéramos lo que ocurre por parte de los políticos y gobernantes de turno. Pero para que tengamos una opinión clara y rigurosa precisamos seriedad en la información, consistencia en los razonamientos, veracidad en los fundamentos e informaciones, ver que nuestros gobernantes se hacen responsables con decisión y valentía, que no huyen o se hacen escurridizos ante las dificultades y que encaran con serenidad, trasparencia, sensatez y claridad las situaciones, por difíciles que sean, sin pretender lanzar los balones fuera.

Nos comentan que no hay liquidez y el Estado está en bancarrota, el alarmismo de la situación clama al cielo con la cantidad ingente de mensajes contradictorios que percibimos el conjunto de la ciudadanía. Es más se nos habla de la “herencia recibida”, pero durante estos meses se han tomado decisiones y la situación, en su conjunto, ha empeorado tanto cuali como cuantitativamente. Así que me puse a pensar a qué se referían con la “herencia recibida”.

Cuando las familias que tienen posesiones se encuentran en dificultades se ponen a vender propiedades y van tirando, pero llega un momento que se acaban las posesiones y, entonces, aparece el tío-paco con la rebaja. Pues bien, en la legislatura 1996-2000 la ganó el mismo partido que actualmente nos gobierna, entonces la situación era difícil y se pusieron a vender y liquidar todas las posesiones del Estado, todas las posesiones que teníamos el conjunto de los españoles y entonces “España va bien” (¿se acuerdan?), nos quedamos sin las empresas porque eran ruinosas, pero hoy están ahí: Telefónica, Iberia, Repsol,…nunca se nos dio información y el denominado justiprecio resultó un bajo precio asequible a los amigos del gobierno. El gestor directo: Sr Rato (¿de qué me suena?).

En la legislatura siguiente, mayoría absoluta del partido que actualmente nos gobierna, había que sostener la situación y se transformó la ley del suelo y tantas y tantas cosas, apareció una burbuja-inmobiliaria tremenda con base legal ad-hoc ideada y amparada por un tal: Sr. Rato (¿de qué me suena?). Así se crearon empleos, desarrollos, inversiones de cartón-piedra (según se ha visto con posterioridad).

En el periodo 2004-2008 no se supo ver el peligro de la burbuja que se iba creando y fue una legislatura de  abordar temas sociales de gran calado y se siguió un patrón económico similar. El FMI avisó tímidamente, pero cambió el Gerente del FMI y nombraron a un tal Sr. Rato (soy muy despistado, pero me suena de algo) que tampoco vio el peligro de la crisis mundial ni el particular embrollo en que estaba metido el Estado Español y se marchó del FMI por razones aparentemente personales. Así que se construía, se prestaba dinero, se compraba y vendía. Daba gusto, todos encantados, pero el director de la sucursal de mi banco me hizo un día un comentario que me aterró: “No sé dónde vamos a parar, pero en vez de bancos somos inmobiliarias”.

La siguiente legislatura fue un horror, sencilla y llanamente un horror. Explotó la burbuja y…todo lo que habían creado de forma falseada salió a la luz: se incrementaron los parados de forma progresiva pero en torno al 60-75% de los parados eran del sector de la construcción y, cuál vendaval, arrastraba a los sectores conexos tanto de la industria como de los servicios. El terremoto tampoco lo veía nadie. Aparecen entonces unos invitados que van invadiendo todo: informaciones, sentido y explicación a todo: los mercados, con ello nos enteramos de la prima de un tal riesgo, luego aparecieron los especuladores, más tarde las agencias de calificación y todo se decía, se sigue diciendo, como verdad absoluta, peor aún: como única verdad absoluta, luego apareció el “merkozy” y sus exigencias, pruebas de estrés a los bancos (les aseguro que, hasta entonces, el estrés, según mis conocimientos especializados, era otra cosa)…Se fusionan bancos porque hay que hacerlo y (re)aparece el Sr. Rato (¡mira que me suena este nombre!). El tiempo pasa de catástrofe en catástrofe y el partido que hoy nos gobierna no movió ni un solo dedo para ayudar, es más iba “de sobrado” y un destacado miembro de ese partido que, por cierto, había sido presidente del gobierno en dos legislaturas precedentes, iba descalificando a España allá por donde iba, creando un ambiente de desconfianza creciente ¡y eso que se denomina patriota!

Estamos en el momento actual y el gobierno que nos gobierna decide eliminar derechos sociales que costaron décadas en conseguir con la lucha de las clases populares, en otro momento podremos ver qué les motivaba, y entonces aparecen estos 6 meses en que todo se debe a la “herencia recibida”, pero no nos especifican cuál de todas. Ya no quedan posesiones que vender o malvender, lo habían hecho antes. Así que aparecen recortes, pero no son recortes, son reformas, pero esas reformas recortan derechos y accesibilidad a servicios por parte de la ciudadanía. Es más hay que pedir un rescate, que no es rescate, sino préstamo, que tiene las condiciones de un rescate sin ser un rescate, y quien tiene que explicarlo permanece desaparecido, huyendo de los periodistas y en silencio, cuando habla lo que dice es ininteligible pero se siente profundamente: parados (“¡que se jodan!”, al decir de una correligionaria que, al parecer no sabe nada de gramática castellana (será que habla en valenciano) para expresarse y no quería decir lo que dijo, pero lo dijo cómo y cuándo lo dijo y de la forma en que lo dijo, nada pasó con lo que dijo), pensionistas, funcionarios, servicios sanitarios, servicios educativos, servicios sociales, dependencia. Curiosamente frente a esta debacle social, se pide dinero para los bancos y se nacionaliza un banco que resulta ser el más deficitario, por cierto su Presidente resultó ser un tal Sr. Rato (pero qué despistado soy, mira de qué me suena).

Dicen en la Administración que, cuando te dan un nombramiento de responsabilidad, te entregan tres sobres numerados para que los abras según vayan llegando las dificultades. El primer sobre que abres dice: “Los problemas actuales se deben a la herencia recibida”. Cuando esos problemas persisten te toca abrir el segundo, puesto que el primero no ha colado, este segundo sobre es más consistente: “Los problemas actuales requieren cambios profundos estructurales”. Como ven estos dos razonamientos ya están agotados en la actualidad por el gobierno que dice que nos gobierna, así que tendremos que ir al tercer sobre: “Si los dos sobres precedentes no te han dado solución, guarda cada papel en su sobre correspondiente y entrégalo al que te sustituya”. Es decir que, en estos momentos, solo queda esta salida: admitir el fracaso e incompetencia y dejar que hable la ciudadanía.

 

José Luis Pedreira Massa

Doctor en Medicina. Psiquiatra y Psicoterapeuta de Niños y Adolescentes

Premio Nacional de Investigación Psicosocial, año 2000

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Consejería Bienestar Social GobCan

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad