FIRMAS

Entrevista a José Antonio Piñero: “Yo no me arrepiento de haber trabajado gratis durante un montón de años” (y II). Por Gorka Zumeta

-En 2004 formas parte del equipo fundacional de Punto Radio, hoy ABC Punto Radio. ¿Satisfecho?

-Volver a la radio fue como volver a casa y parir una nueva cadena de emisoras es una experiencia única. Echo la vista atrás y solo tengo buenos recuerdos. Suena a topicazo, pero es la verdad. Pensando solo en esta última temporada, por ejemplo, he tenido la suerte de poder presentar el informativo especial con motivo del alto el fuego de ETA, o de participar en los programas electorales de la generales y las autonómicas andaluzas. Aunque la guinda ha sido la retransmisión, por primera vez en cadena para todo el país, de la Final del Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz desde el Gran Teatro Falla. Como gaditano, no se puede pedir más. No sabes cuánto me apetece repetir el año que viene, con permiso de la autoridad.

Recogiendo el premio de la Academia de la Radio al Mejor Presentador de Informativos 2010

-En la actualidad eres reportero en el informativo ‘Primera Plana’ que dirige y presenta Ángel Expósito. ¿El reportaje es el género más difícil en la radio, y el más agradecido?

-Me quedo con tu ‘respuesta’. Sí, es uno de los géneros más complicados, porque se espera mucho más de una pieza que se sale de la crónica habitual. En general, tardo mucho más en plantear la estructura del reportaje que luego en elaborarlo y escribirlo. Hay que mimar todo: el tono de la locución, los silencios, editar los mejores cortes, elegir los fondos musicales… Aunque toda la puesta en escena se iría al garete sin una buena realización. Dios sabe que no está pagada la paciencia que tienen los técnicos conmigo cuando llego al directo con 15 canciones, 30 cortes y 50 efectos. Estoy exagerando, pero poco. Nunca habíamos emitido un reportaje diario en el informativo de mediodía en ABC Punto Radio, solo en ocasiones especiales. Expósito es un valiente, porque cuando entro en el estudio nadie sabe cómo va a acabar la cosa. Esta confianza ciega no tiene precio.

-Como oyente de radio, ¿qué y a quién oyes, y por qué?

-En casa zapeo mucho. Creo que no soy el único que tiene sintonizada una emisora distinta en cada aparato de radio. Cuando no escucho ABC Punto Radio en casa, reparto el tiempo entre Onda Cero,  la SER y los despertadores de las radio musicales. Este último es un formato de magazine que me fascina. Cuando estoy trabajando, soy un adicto a Radio 5 Todo Noticias. Cuando conduzco, últimamente escucho a Vetusta Morla en bucle, aunque siempre he sido más de Pet Shop Boys.

Un joven Piñero acompañando al maestro Del Olmo en el comienzo

de las emisiones de Punto Radio, 6 de septiembre de 2004

 

-¿Recuerdas tu primer día en el oficio? ¿Cómo fue?

-Recuerdo estar a la altura del estadio Santiago Bernabéu. Los estudios de RadioVoz estaban en la planta 17 del número 1 de la calle Capitán Haya, en el edificio Eurocentro. Recuerdo estar a las órdenes de María José Ariza, que casi 15 años después vuelve a ser mi jefa en la radio. Recuerdo tardar una eternidad en escribir una crónica de novato que ni siquiera entró en el informativo. Recuerdo que no había internet, que grabábamos las crónicas en cintas abiertas, que había una radio encendida en cada mesa escuchando a la competencia, que en una tele estaba siempre sintonizada la CNN (con el tiempo cambiamos a CNN+) y en la otra el Canal 24 horas de TVE. Recuerdo al director de Informativos, Manuel Marlasca, dándome mucha caña. Recuerdo que salí de allí pensando que quería llegar a ser como toda la gente que había conocido aquel día, que quería saber tanto como ellos. Recuerdo que era lunes y, como soy un friki, recuerdo la fecha y todo: fue el 16 de marzo de 1998.

-Como profesor de radio en el CES, ¿cómo ves a las nuevas generaciones?

-Como a las viejas generaciones, más pendientes del futuro de la profesión que de su propia preparación. Es cierto que la crisis ha cambiado el paisaje de las redacciones, pero sigue llegando gente joven a las emisoras. A los más jóvenes les recomendaría que, si realmente les gusta la radio, empiecen cuanto antes en la radio de su colegio, de su instituto o de su barrio. Cuantas más horas de vuelo para cuando sean profesionales, tanto mejor.

-¿Qué consejos tienes para los que empiezan y llegan con impaciencia y mucha prisa?

-Pues eso, que no tengan prisa y sean pacientes. Como cada vez parece más complicado trabajar en un medio de comunicación, a los periodistas de vocación les recomiendo que vayan trabajando por su cuenta y que cuelguen todo el material que hagan y puedan en internet. La huella digital se ha convertido en uno de los mejores curriculum. Yo no me arrepiento de haber trabajado gratis durante un montón de años. Veo que aquellos tiempos han vuelto pero, como todos, acabarán pasando, así que no desesperen.

 En plena faena, en la redacción de ABC Punto Radio

-¿Cómo ves el oficio? ¿Y el futuro de la radio?

-Me encantaría poder decir lo contrario, pero es evidente que las cosas no van bien en general. Los medios están sufriendo el azote de la crisis y la caída de la inversión publicitaria, con quiebras cada dos por tres por todo el país. Los periodistas tenemos dos opciones, cruzarnos de brazos y dejarnos llevar o seguir trabajando más y mejor que nunca para compensar, en la medida de lo posible, las miles de voces que han desaparecido en los últimos años. Tenemos una deuda moral con todos los compañeros que se han quedado en el paro y un reto con los lectores, espectadores y oyentes: que sepan que el trabajo periodístico es fundamental para la democracia, que cuantos más periodistas seamos más libres somos. La radio sobrevivirá, porque siempre ha sabido adaptarse a las nuevas tecnologías. Primero sorteamos el impacto de la televisión y ahora la emisión online nos catapulta a todos los rincones del mundo. La radio se renueva cada día, así que ahora nos toca renovarnos a nosotros. El refrán tiene razón: o nos renovamos o acabaremos muriendo.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario