FIRMAS

Más de bomberos: las cuentas no cuadran. Por Belén de Vil

Una asamblea candente la que este lunes mantuvieron al menos un centenar de bomberos de todos los parques de Tenerife para rechazar las propuestas de reducción de gastos que vuelven a la carga con quitar personal en todas las guardias, lo que afecta a todos los  parques, en un tira y afloja por parte de los mandos de esa empresa pública con sus trabajadores. Con mucha más tira que afloja.

Y es que no cuadran las cuentas, porque se supone que algunos ayuntamientos deben algo de dinero, pero el gerente no nombrado oficialmente, Armasteitor, además de funcionar como un cyborg ejerce el no vacío, por lo que encima es un bosón, ha presentado a los trabajadores diferentes partidas de déficit del Consorcio, que han variado de los 800.000 a los 250.000 euros. Resultado, el personal flipando.

Pese a que el comité ejecutivo, en el que está el mismo presidente del Consorcio de Bomberos en representación del Cabildo, Carlos González Segura, prohibió que se tocaran los mínimos de profesionales en cada guardia, que ahora son 44 por todo Tenerife en nueve parques distintos, de La Orotova a Laguna pasando por Santa Cruz de Tenerife, la última propuesta del Gerente, la que se llevó a la asamblea, es la de rebajar dos efectivos en cada guardia.

Si la cosa fuera así de simple, la negociación no sería tan complicada. Pero no, no es simple. La huelga queda en el aire, a la espera de que el Consorcio ejecute alguna acción. Igual que las acciones legales a la espera de que se modifiquen las bases de contratación para que el buen amigo de este blog, De Armas, sea colado ¿con calzador?, porque desde mayo está como gerente provisional, lo que se da de tortas con los estatutos actuales porque el tiempo de provisionalidad ya está más que sobrepasado, y porque un gerente provisional lo es a la espera del nombramiento de otro o del mismo, siempre que ya haya sido aprobado por el tribunal correspondiente, tribunal que no pasó De Armas.

Y mi guante, el bic y hasta la sortija se preguntan cuál es la legitimidad de un gerente provisional para ¿negociar? ¿imponer? condiciones de trabajo, si ni siquiera cuenta con el respaldo formal del comité ejecutivo.

Uff, casi me ahogo. Cojo aire y sigo. La negociación no es simple porque Gustavo de Armas, con buenas mañas con casi todos los medios de comunicación, no olvidemos que fue colegui (por eso todavía no sale casi nada en la prensa convencional), no parece haber entrado con el mismo buen pie con los bomberos, quizás por aquello de que el primer día que se citó con la junta de personal prefirió darles plantón y hacerse una foto con el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, y la responsable de Seguridad Ciudadana, Carmen Delia González (vaya, hacía unos cinco post que no la nombraba, ¡si es que me la encuentro siempre en medio del camino!)

El municipio de Santa Cruz de Tenerife aglutina casi el 50 por ciento de los incidentes cotidianos en los que intervienen los bomberos. Aporta más que otros ayuntamientos al sustento del Consorcio (un 25%), pero delega en el Cabildo, con dos representantes. Uno es el renombrado Carlos González Segura, justo el que ha elegido a Gustavo de Armas, aunque antes se autoproclamó él como gerente provisional. El otro es Manuel Ortega, el mismo que es responsable de transportes urbanos y que, con tal de cortar y recortar, la ha montado buena en TITSA y las guaguas urbanas e interurbanas.

Por cierto, que si no se ha publicado el cese del gerente anterior, ¿como es que hay gerente provisional?

¡¡Vaya lío!!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario