FIRMAS Salvador García

Caricaturas de Jordán. Por Salvador García

Sus trazos son lo suficientemente sencillos como para que el observador intente de inmediato identificar al personaje. Cualquiera diría que aquel hombre tan serio, pero siempre atento y correcto, era capaz de caricaturizar a sus compañeros de caminatas, a sus amigos, a personajes públicos de la época. El género es de los que obligan a esmerarse, a interpretar con la máxima fidelidad. Y eso sólo es posible con una observación constante, con el repaso visual o fotográfico de quienes van a pasar a la posteridad de forma tan peculiar.

Más de sesenta caricaturas de Vicente Jordán Hernández cuelgan en las paredes del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias. Algunos recordábamos una exposición anterior, también de caricaturas, allá por 1990, en la sala de Arte y Cultura de CajaCanarias. En esta ocasión, como que hubo más calor humano, de modo que entre las evocaciones de entonces, los rescates de ahora y las ganas que siempre aparecen cuando de artistas locales se trata, el acto de inauguración, inevitablemente impregnado de cierto aire nostálgico, resultó gratificante. Cómo hubiera gozado, por cierto, el doctor Alfonso Morales, quien dio fe entonces, en la prensa tinerfeña, de aquella convocatoria. El, que descubrió “los silencios” de Jordán, los hubiera ratificado
El caricaturista plasmó a los componentes de la célebre Peña Baeza, entre los que aún el doctor Luis Espinosa, por quien no pasan los años, presente en el acto, aún puede contar no pocas andanzas de aquellas excursiones que hacían sábados, domingos y festivos, conociendo los vericuetos de la isla. Cuando no se hablaba aún de naturalismo o del cuidado uso de los recursos naturales ya ellos los practicaban. Telesforo Bravo, Paco Ortiz, Imeldo Bello Baeza… Por si acaso, Vicente Jordán se encargó de inmortalizar sus caminatas y sus aventuras de mayores en aquel volumen, Tenerife a pie, editado por el Cabildo Insular de Tenerife. Pero este ‘suplemento’ gráfico viene pintiparado.
Alcaldes, con sus gestos adustos, también inspiraron a un Jordán que tuvo en el dibujante Luis Bagaría una referencia de cómo conducirse con el lápiz y ante la lámina. Isidoro Luz, Santiago Baeza, Felipe Machado González de Chaves, Félix Real… Los hermanos Pérez Trujillo, Domingo y José, amigos suyos, están en la colección, de la que forman parte personajes que alcanzaron en el Puerto una notoria popularidad, casos del doctor Celestino Cobiella, el padres Flores, Andrés Martín, Eladio Santaella Antonio Ruiz, Luis Castañeda o Manuel Yanes Barreto.
No hacía distinciones; desde los señalados como destacados en distintos ámbitos hasta los más cercanos o callejeros como fueron Jesús Hernández ‘el Maestro’, Paco Marrero  o Ramón Torres. Como buen portuense que no se conforma con lo que tiene en casa, se fijó, asimismo, en ciudadanos de otras localidades, como Egon Wende, García Bartlet o Vicente Miranda. Ya en sus últimos años tuvo arrestos para trazar a políticos autonómicos de postín como Jerónimo Saavedra, Victoriano Ríos y José Miguel González. Dos mujeres aparecen en la serie, Minita Carmona y Margalida Hernández.

Nicolás Rodríguez, presidente del Instituto, e Isidoro Sánchez, destacado promotor de la Sociedad para la Promoción Cultural Canarias en Europa y yerno de Vicente Jordán, antecedieron a la visión de Cayetano Barreto, o Rafael Abraham, al que las caricaturas de Jordán sugieren un desfile silencioso y animado de personas y personajes que sabían, más o menos, de la afición del autor. Hoy ya son parte de su legado, redivivo en una calurosa tarde de julio, vísperas de las fiestas que hoy, por cierto, congregan a los portuenses en torno al fervor marinero.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario