FIRMAS Juan Velarde

RTVE no es de los políticos. Por Juan Velarde

Tiene razón Jordi Evolé cuando dice que ya va siendo hora de que los políticos se den cuenta de que RTVE (al igual que las autonómicas) no es de su propiedad, sino de los ciudadanos que, como sufridos contribuyentes, pagan por la misma y que, por tanto, ya está bien de esta fiesta y de este cachondeo de relevar a toda la cúpula directiva en cuando se produce un cambio de Gobierno. Y así llevamos 35 años, desde los albores mismos de la democracia.

Sí, aunque pueda sonar fuerte que en la gala de una Premios de la Academia de Televisión se acabe por virar la atención hacia el ex director de los servicios informativos de Televisión Española, Fran Llorente, la sentencia de este periodista-comunicador-humorista de laSexta está cargada de razón. Puede gusta o no la labor de este ya ex responsable de la información en la cadena pública nacional, pero lo que es incuestionable, lo que no permite lugar a manipulación alguna son las cifras de audiencia y éstas marcan que los telediarios estaban gozando de una salud de hierro y que, evidentemente, nadie en su sano juicio relevaría de su puesto a quien te está ofreciendo resultados palpables. Pero claro, eso sería en un medio privado. En RTVE nos hemos habituado a la fiesta del derroche teniendo que pagar carísimas rescisiones de contratos y, a la vez, nuevas contrataciones.

Siempre habrá quien sostenga la tesis de que Evolé, como estrella de laSexta, debería abstenerse de expresar su opinión, pero este periodista tiene los mismos derechos que cualquier ciudadano porque de su bolsillo también sale el dinero para mantener la elefantiásica estructura de RTVE. Ahora llega González-Echenique y coloca a Julio Somoano como responsable de Informativos. ¿Y dentro de cuatro años llegará el PSOE y hará lo mismo? Pues seguramente, porque a este juego de cambiar a los responsables de la tele es la norma común que han seguido los principales partidos.

Lo curioso es que el PP confió en su momento en Fran Llorente para llevar las noticias de La 2, es decir, tenía confianza en su criterio informativo. Si ahora los telediarios están en su mejor momento, no se entiende este relevo al frente de los Servicios Informativos y menos aún desprenderte de quien está logrando buenos resultados en la mañana. Y es que, aunque sea un simple juego de palabras, el desayuno es la comida más importante del día y cargarte a Pastor es igual de perjudicial para la salud (la audiencia de TVE) que fulminarte en el mismo pack a Fran Llorente. Pero así es nuestra clase política, cortoplacista y que cree que las televisiones públicas son su órgano panfletario. Así nos va. Pero luego a estos del PP se les llena la boca de querer hacer una tele al estilo de la BBC. Pues ni por el forro se le parece.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario