FIRMAS

Gustavo de Armas entra en el Consorcio de Bomberos como un elefante en una tienda de Swarosky. Por Belén de Vil

Como un elefante en una tienda de Swarosky…así es como ha entrado Gustavo de Armas en la Gerencia del Consorcio de Bomberos de Tenerife, para satisfacción de quienes quieren recortar gastos como sea y cabreo de los trabajadores afectados, más que nada porque De Armas sabe de prevención y extinción de incendios y de salvamento, tanto como el párroco de la iglesia de los Gladiolos de arte, es decir, nada. Al no saber de qué va el asunto, en vez de recortar va a meter unos cuantos hachazos. 

El nuevo gerente, que llega al Consorcio después de haber sido gerente en Diario de Avisos (¿qué tendrá que ver el funcionamiento de un periódico con el de los bomberos?), ya se ha propuesto a sí mismo rebajar los servicios diarios de 44 efectivos a 39 y aumentar las guardias, sin haber negociado antes ni media con la Junta de Personal, que aún espera a escuchar de su propia voz esas propuestas. Es de esperar que no se le haya ocurrido llevarse las mangueras.

Un espía infiltrado en esa Junta le relató a mi Bic que los representantes sindicales de los bomberos debieron mantener su primera reunión con De Armas el pasado viernes, pero, vaya por Dios, el gerente estaba más preocupado por su presentación oficial a puerta cerrada al alcalde de Santa Cruz de Tenerife, nuestro amigo José Manuel taconeitor Bermúdez, y hacerse una foto a su lado, en la que también aparece la concejal de Seguridad Carmen Delia González (prometo que no tengo nada contra esta mujer, pero ¡¡es que me la tropiezo a cada línea que escribo!! ), y Carlos González Segura, que ahora preside el Consorcio y que antaño fue subdelegado del Gobierno, hasta que fue destituido fulminantemente en 2007, por oscuras pericias en el PSOE de La Laguna que ahora no vienen a cuento.

A lo que iba, pues el caso es que De Armas dio plantón a toda la Junta de Personal, a la que había citado ese viernes en el edificio Múltiples I a las 11, pero a las 12.30 no había asomado su cuerpo serrano ni para pedir disculpas, y los bomberos se marcharon hartos de esperar y con un mosqueo de mucho cuidado, como es lógico.

Con pocas mañas arranca su trayectoria el nuevo gerente, y como siga así auguro alguna medida de protesta muy, pero que muy pronto. Y no será porque a los bomberos no les han hecho ya recortes, que va, que el sábado de carnaval, y sin previo aviso, los que estaban de guardia se encontraron con que se había suprimido el catering y por no darles, no les dieron ni un bocadillo. Se ve que el presidente del Consorcio piensa que son todos unos machotes. O que quizás había que ahorrar en bomberos alguna hora extra de los policías locales, a saber.

Y aún tengo que contarles más, mucho más de Gustavo de Armas, un personaje curtido en la ‘Universidad de la Vida’, es decir, de esos que le gustan tanto a Paulino Rivero. Será dentro de un par de post, que se me amontonan. Les dejo con la fotito en el Ayuntamiento, para que se vayan quedado con la cara de quien ha sido llamado a dejar como una tabla rasa el servicio público de extinción de incendios.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario