SANTA CRUZ SOCIEDAD

La playa de Las Gaviotas se abrirá al baño en un mes tras el inicio de las obras para evitar desprendimientos

Quiero compartirlo en redes

Elblogoferoz.- El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha presentado hoy lunes el proyecto ‘Tratamiento de Taludes contra Desprendimientos en la Playa de las Gaviotas’, encargado a la empresa Cívica Ingenieros S.L. con el fin de solventar la situación actual de cierre al uso público debido al peligro que supone la inestabilidad de los taludes que rodean ese espacio.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 1.269.740,04 euros y un plazo de ejecución de cinco meses para desarrollar todas las obras previstas en su globalidad una vez que se obtenga la calificación territorial del Cabildo de Tenerife y las autorizaciones de la Demarcación de Costas, la Viceconsejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias y el Consejo Insular de Aguas de Tenerife.

El Ayuntamiento se ha comprometido a ejecutar la primera fase de los trabajos, que tendrá un presupuesto total de 132.649,49 euros, y que permitirá la apertura parcial de la habitual zona de baño de Las Gaviotas.

En la comparecencia ante los medios de comunicación han estado presentes el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez; el primer teniente de alcalde y edil de Medio Ambiente, Julio Pérez; y el concejal responsable del área de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, quienes explicaron que las obras que se acometerán en la zona se desarrollarán en dos fases y que, a la conclusión de la primera cuyo plazo de ejecución será de un mes, será posible abrir nuevamente el 70 por ciento de la zona de baño de la playa de Las Gaviotas al uso público en condiciones de seguridad para los usuarios.

Bermúdez indicó que el Ayuntamiento ha realizado un proyecto “para ejecutar una solución que permita abrir Las Gaviotas al público. Ahora necesitamos la autorización de la Dirección General de Costas para iniciar la ejecución de esos trabajos. Se trata de hacer todo lo que podamos con el dinero que tenemos y de conseguir el objetivo de que haya seguridad en la zona de baño”.

Esfuerzo

Julio Pérez, por su parte, manifestó que la presentación de este proyecto constituye “una muy buena noticia, aunque sea una actuación modesta pero no por ello menos necesaria. Desde el Ayuntamiento estamos haciendo un gran esfuerzo por coordinarnos con todas las administraciones que tienen competencias sobre nuestro litoral con el objetivo de que colaboren con nosotros a la hora de mejorarlo notablemente”. En este sentido, anunció que “las playas de Las Gaviotas y Valleseco han sido incluidas en el listado de playas que el Cabildo, los Ayuntamientos de la Isla y Costas consideran que demandan inversiones en los fondos de rehabilitación de espacios turísticos y mejora de costas”.

Dámaso Arteaga desveló que la iniciativa ha sido encargada “a la empresa Cívica Ingenieros” y mostró su satisfacción por el hecho de que se desarrolle por fases, “ya que esto nos permitirá abrir el 70 por ciento de la zona de baño una vez que concluya la primera de las actuaciones que van a realizarse”, destacó.

El estudio contempla la eliminación de los materiales sueltos en el talud, que actualmente suponen un peligro inminente de caídas y, posteriormente, la colocación de elementos de contención, guiado y protección que eviten que, en el futuro, puedan llegar hasta la playa los materiales que podrían desprenderse del talud. Los ingenieros han previsto la protección de unos 200 metros del frente de playa, lo que significa una longitud superior a la zona que cuenta con arena. El resto del área de costa hacia el sur no se considera como parte de la playa, por lo que no tendrá protección ante posibles desprendimientos y quedará señalizado como zona de peligro.

En el informe realizado, los ingenieros recogen, además, que las características geológicas y geotécnicas del terreno hacen que los desprendimientos ocurridos en la zona no sean un hecho aislado, sino que forman parte del proceso erosivo del macizo que delimita la playa.

Por esta razón, se crearán unos sistemas de contención que irán variando en función de la zona de la playa en la que se coloquen, ya que las características del macizo son también heterogéneas. Además, el proyecto incluye la realización de un gunitado de hormigón a alta presión para el relleno de oquedades y que servirá de protección de la montaña frente a la acción erosiva de las partículas de humedad que desprenden las olas y el viento.

Calendario de actuaciones
Los ingenieros que han realizado el proyecto indican en su informe que la primera labor a realizar será un saneamiento de los taludes existentes para eliminar todos aquellos materiales sueltos que son susceptibles de caer hasta la playa. De esta forma, se minimiza el riesgo de una futura caída de materiales hasta esa zona. Dadas las características de estos materiales, será conveniente una actuación periódica de mantenimiento y saneamiento de los taludes cada dos o tres años.

Ante la poca consistencia de los materiales, la actuación se centrará en evitar que una vez que éstos se desprendan puedan llegar hasta la playa para lo cual se instalarán mallas fijadas a la coronación del talud. Además, y en previsión de que pueda desprenderse algún material de la zona superior, la malla se levantará dos metros sobre el terreno por medio de unos perfiles metálicos de manera que pueda recoger cualquier posible desprendimiento.

En el caso del resto de la actuación, que comprende zonas mucho más peligrosas en caso de desprendimiento por la magnitud y las dimensiones de los materiales, la actuación consistirá en la fijación de los taludes mediante malla de acero, red de cable y bulones. Para ello se limpiarán los materiales y se colocarán unas pantallas dinámicas de cuatro metros de altura para retener posibles desprendimientos desde la zona superior.

En el barranco principal también se colocará una malla de cierre que evitará que los derribos de la ladera puedan llegar hasta la playa, tal y como sucede actualmente. Esta malla deberá ser vaciada periódicamente retirando los acarreos que contenga para mantener su funcionalidad.

La primera fase contemplará la realización de todas las obras necesarias para poder abrir la playa al uso público, aunque sea de manera parcial. Esta primera fase consistirá en el saneamiento y colocación de una malla colgada en la primera zona descrita anteriormente de tal forma que se eliminarán las piedras sueltas y la malla de acero servirá de guía para los desprendimientos que, en condiciones normales, tardarán meses hasta volver a producirse.

De esta manera, señalizando la zona no protegida y alejando a los bañistas del talud, podría volver a abrirse la playa al uso público en un plazo relativamente corto para, posteriormente, acometer el resto de las obras contempladas para la protección del talud.

La segunda fase supondrá el resto de las actuaciones contempladas en el proyecto y en el resto de las zonas, consistentes en el saneamiento de los taludes, la colocación del sistema de contención mediante malla de acero, red de cable, bulones y pantalla dinámica.

Publicidad

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Programa de radio

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad