FIRMAS

Fallece el capitán Tomás González Sánchez-Araña

Quiero compartirlo en redes
Juan Carlos Díaz Lorenzo/Fotos: JCDL.- Esta mañana, al orto, el capitán Tomás González Sánchez-Araña ha emprendido su última singladura. Desde hacía casi dos años luchaba contra una enfermedad cruel que, al final, ha acabado venciéndole. Ha sido una lucha sin cuartel hasta el último momento. Recibimos una llamada de su esposa, Sole Méndez, apenas cinco minutos después de que Tomás hubiera largado cabos definitivamente y dejó a su tripulación de familiares y amigos en su barco lleno de cariño, afecto y amistad.

Nació el 2 de octubre de 1940 en Las Palmas de Gran Canaria, en el seno de una familia de marinos, como su padre, Pedro González Márquez y su primo Manuel González Quevedo. Estudió en las Escuelas Pías de Santa Cruz de Tenerife (1951) y en el Instituto “Tomás Morales” de su ciudad natal y después ingresó en la Escuela Oficial de Náutica de esta capital, de la que salió alumno en 1964.

Hizo sus prácticas en el vapor “León y Castillo” y en el frutero “Monte de la Esperanza”. Su primer barco de oficial fue el vapor “El Condado” y en 1965 ingresó en CEPSA, de tercer oficial en el petrolero “Gerona”. Ascendió progresivamente en el escalafón hasta alcanzar el empleo de capitán, estrenándose en el petrolero “Bruch”. Ostentó, entre otros, el mando de los petroleros “Bailén” (1º), “Hespérides”, “Talavera” (1º), “Gerona” (1º) “Zaragoza” (2º), “Albuera” (1º), “Albuera” (1º), “Astorga” (1º), “Moncloa” y “Arapiles” (2º).

Por medio hubo un paréntesis de cuatro años en CEPSA y mandó el ferry “Benchijigua”, de Ferry Gomera, entre octubre de 1974 y septiembre de 1977 y el catamarán “Alisur Amarillo”, de Alisur. Relevó en varias ocasiones, con carácter interino, a Salvador Casanova en su cargo de práctico del puerto de San Sebastián de La Gomera.

En aquel tiempo le conoció el periodista Ernesto Salcedo Vílchez, recordado maestro y amigo, por entonces director del periódico “El Día” y en su columna “En dos palabras”, comentó su primer encuentro con Tomás González Sánchez-Araña al mando del ferry “Benchijigua”. Sus palabras lo definen con absoluta certeza:

“Don Tomás es un capitán jovencísimo (tenía, entonces, 34 años), con un magnífico sentido del humor y de la cordialidad. Y con un muy hondo y largo conocimiento de su oficio. Toda la carrera la estudió en el viejo edificio de la Escuela Náutica de Santa Cruz, de la que guarda muy gratos recuerdos. Después viajó por todos los mares de Dios y ahora manda este gran buque que navega entre Los Cristianos y La Gomera, que también es un mar de Dios. Con don Tomás se pasa siempre un buen rato, porque, además de su oficio y carrera, es hombre que sabe muchas cosas. Es un gran conversador. A las primeras de cambio, ya sabe uno que tiene delante a un amigo. Y le ofrece el barco y se lo lleva a usted a recorrer el buque y lo sube a usted al mismísimo puente de mando y usted se siente dueño y señor y casi almirante de toda la mar océano”.

Sus expectativas de conseguir plaza de práctico titular se vieron frustradas, por lo que volvió de nuevo a CEPSA como primer oficial de los petroleros “Gerona”, “Valencia” y “Lérida”. En abril de 1988, cuando se vendió la flota, pasó de capitán a Maersk España y desempeñó el mando de los petroleros “Maersk Gerona”, Maersk Valencia” y “Maersk Lérida”. En resumen, fue oficial y capitán de buques petroleros durante más de 27 años y de ellos, quince años de capitán al mando de 16 buques petroleros de crudo y productos refinados.

La creación de la Sociedad Estatal de Salvamento (SASEMAR) permitió al capitán Tomás González Sánchez-Araña la oportunidad de trabajar en el ente público desde sus inicios (octubre de 1993), desempeñando durante doce años la jefatura de la torre de control de Tráfico Marítimo de Santa Cruz de Tenerife.

Asumió responsabilidades importantes en la primera etapa del Plan Nacional de Salvamento en Canarias, que tanto ha beneficiado a la comunidad naval y marítima con su presencia y sus actuaciones salvando vidas humanas en todo tipo de circunstancias. Es llamativo que el ente al que dedicó tantos esfuerzos, SASEMAR, le haya negado el reconocimiento justo y merecido, no así la Cruz Roja Española ni la Liga Naval Española, que le distinguieron con la Medalla de Plata y el Ancla de Oro, respectivamente.

Sole y Tomás, en su casa de Candelaria

Después, cuando llegó la jubilación, en octubre de 2005, compartió su vida entre Candelaria, Hermigua (pueblo natal de su segunda esposa, Sole Méndez) y Zamora, donde vive su hija Susana. Estaba feliz y orgulloso de su nieto. En los últimos años nos honró en diversas ocasiones con sus artículos sobre diferentes etapas de su vida marinera, que hemos publicado con mucho gusto en nuestra página web.

Un día se supo enfermo y le plantó cara a la nueva situación con decisión y energía, ejemplo de valor y coraje, afrontando sus sesiones de “quimiquera”, como él decía, con bastante optimismo. Capeó en las mejores condiciones posibles su nueva situación y nos sorprendió gratamente cuando le vimos muy recuperado y con unas ansias de vivir tremendas. Tuvimos ocasión de compartir mesa y mantel en su casa, con Sole y en el Casino de Tenerife, con Manuel Marrero, pues ambos se conocían de su vida profesional en CEPSA y Trasatlántica y hacía 25 años que no se encontraban.

Manuel Marrero Álvarez, Juan Carlos Díaz Lorenzo y Tomás González Sánchez-Araña

Sin embargo, después de Semana Santa, a la vuelta de viaje de La Gomera, la enfermedad se recrudeció y comenzó la cuenta atrás. Le vimos por última vez el Día de Canarias, en su habitación hospitalaria. Mantenía aún su lucidez y a pesar de sus evidentes dificultades motrices, nos comentó detalles y anécdotas de su vida profesional. Nos emplazó en unos días, para cuando saliera del hospital irnos a comer con Sole y Manuel Marrero Álvarez al restaurante “Quinta Crespo”, uno sus preferidos.

Al despedirnos, Tomás quedó plácidamente acostado para “dormir la siesta del contramaestre”. Supimos, entonces, que cuando despertara y subiera de nuevo al puente, ordenaría maniobra, largando proa y popa, virando cadena y con la ayuda de la máquina se abriría del muelle para dar avante y, después, entre puntas, enfilaría rumbo a mar abierta en la que desde esta mañana navega en plena libertad, en su último y eterno viaje.

Descanse en paz el muy querido y muy admirado amigo Tomás González Sánchez-Araña.


Publicidad

Publicidad

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Programa de radio

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad