FIRMAS

El doctor House no es negro. Ángeles Riobo

Quiero compartir con todos un nuevo descubrimiento. Permítanme un pequeño consejo para prevenir que se caigan del asombro: Si están de pie, siéntense, y si ya están sentados agárrense bien a la silla. Bueno, ahí va: mi abuelo es negro. Sí, negro… como los conguitos pero sin cacahuete, como Baltasar sin la mirra o como Louis Armstrong pero sin trompeta. Y no sólo lo digo yo. Se dieron cuenta la semana pasada en Urgencias, a donde acudió porque estaba tan hinchado como un flotador, a causa de su insuficiencia renal, igual que hace unos seis meses.

Mi abuelo es de África, de un pequeño país llamado Guinea Ecuatorial. No sé si muchos saben que este país fue una colonia española y que por lo tanto se habla español con la particularidad de que es un español septentrional, es decir, más parecido al del norte de España que al del sur de la Península, Canarias y Sudamérica.
El caso es que mi abuelo, a sus 90 años,  se toma religiosamente a diario un mínimo de dos pastillas distintas. Una para los líquidos que le previene la hinchazón y la otra, la del corazón, que es con la que controla su tensión arterial. Al llegar en aquel estado a Urgencias y tras diferentes análisis y pruebas se dieron cuenta de que el medicamento que se estaba tomando para los líquidos, no le estaba causando la mejoría esperada.
-“Señorita, es que por los estudios hechos en los EEUU hemos sabido que este medicamento no funciona en pacientes de raza negra”-  Yo puse cara de poker y pensé: “Ah entonces, o bien se lo han recetado porque no notaron que el señor es bien negro… o bien porque quieren volverlo a ver aquí dentro de otros seis meses… luego dicen que las urgencias están colapsadas… si es que…”
En definitiva, de todo hay en la fauna hospitalaria pero afortunadamente un House canario, que hasta utiliza Internet para documentarse sobre sus pacientes, se dio cuenta de algo que es muy evidente. Mi abuelo es negro. Ya está en casa y con mejor cara. Gracias por todo doctor…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario