Canarias ECONOMÍA E INDUSTRIA Empleo Política Económica

Ángeles Palmero: «La crisis afecta a todos. La diferencia es que a unos los rescatan y a otros nos asfixian»

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- No son buenos tiempos y el panorama que se avecina parece ser cada vez menos alentador, sobre todo en Canarias, una de las Comunidades Autónomas con la mayor tasa de desempleo de todo el país. Desde que empezó la crisis hasta la actualidad se ha destruido el 14% de tejido empresarial en las Islas (unas 9.000 empresas) aunque a la par, cada día se crean otras 3 nuevas, sobre todo impulsadas por desempleados o amas de casa que se han visto en la necesidad de subsistir en momentos más que difíciles. No obstante, la vicepresidenta de la Cámara de Comercio de la provincia tinerfeña y, además, vicepresidenta de la Federación de Empresarios de la Construcción (Fepeco), Ángeles Palmero, reitera con seguridad que «lo difícil no es crear, es mantenerse».

Estamos sentadas en una céntrica cafetería de la capital, años atrás llena de gente y ahora casi vacía por esa «desaceleración» económica que ha tocado duro a todos los sectores. Habla con voz pausada pero segura de lo que dice y tira a dar, pero con refinamiento exquisito, cuando se le pregunta por los planes de ajuste que va a poner en marcha el Gobierno de Canarias y que  afectarán, principalmente, al ya de por sí castigado empresariado.

-¿Cómo está viviendo el empresariado canario la crisis económica?

-La situación es crítica. Me llama la atención, que aún siendo así, por parte de los empresarios cada día, aunque saben que hay factores que limitan su actividad, como es la debilidad en la demanda, la dificultad de financiación y la falta de liquidez, pese a ello aún encuentras personas interesadas por crear nuevas empresas, lo cual habla del dinamismo de nuestro sector empresarial y de la inquietud de nuestros empresarios por querer seguir en el mercado. Pero, si bien lo fácil es crear una empresa, ya que en la Cámara de Comercio en 48 horas la tienes, lo difícil es mantenerla en el tiempo.

¿Si hay interés en crear tejido empresarial, por qué cierran cada día más empresas?

-Parece mentira que con la lección y el sufrimiento que nos está dejando esta dura crisis no aunemos intereses para recuperar la confianza. El mundo empresarial está de frente intentando avanzar, pero otros nos dan la espalda y solo piden que cumplamos con nuestras obligaciones, sin saber que sin apoyos de administraciones, entidades financieras y sin casi actividad, también necesitamos periodos de carencia para reorganizar nuestras estructuras y mantener nuestras empresas. Al igual que nuestras familias, que están perdiendo sus viviendas por no tener empleo, ni unos ni otros actuamos por capricho. La crisis afectada a todos. La diferencia es que a unos los rescatan y a otros nos asfixian.

-¿Los gobiernos, tanto central como autonómico, no han actuado en la dirección correcta?

-Todos sabemos que el principal problema es el desempleo tan alto que hay en España en general, con cinco millones de parados, y en Canarias en particular, con una tasa del 32%. El caso es que sabiendo la raíz, no se ha actuado como tendría que haberse hecho, que es reactivando la actividad empresarial que es, tanto el pequeño, mediano como grande empresario el que genera empleo. Ha habido un mal discurso hacia la sociedad sobre los empresarios, a quienes se nos acusa de ganar dinero, pero en cambio se silencia que por esa inversión que han hecho y que durante muchos años dio trabajo a las familias, ahora ve como tiene que avalar con su propio patrimonio todas las polizas de crédito por la deuda de las administraciones. Pero de esto no se quiere hablar.

-¿Los planes de austeridad del Gobierno han perjudicado más que beneficiado?

-La Administración pública ha dejado de generar ingresos por los impuestos y licencias que percibía del mundo empresarial, tanto clientes como proveedores, y creo que ahí es donde hay que trabajar. Me da muchísimo miedo estas políticas de austeridad, pues por si solas no nos va a llevar a ningún sitio. El mundo empresarial va perdiendo la confianza por la gran incertidumbre que hay sobre el alcance y contenido que las medidas de ajuste puestas en marcha por el Estado y por el Gobierno canario pueden ocasionar sobre nuestra capacidad de consumo e inversión. Reitero que las medidas de austeridad, por si solas no resolverán nada. Deben ir acompañadas de otras medidas de estímulo. Tenemos que ser capaces de trazar un nuevo escenario que contemple cambios institucionales y que de paso a una economía más eficiente y eficaz con la aplicación de medidas estructurales, orientadas a reforzar la competitividad y potenciar el crecimiento. Pero de momento estamos inmersos en un círculo vicioso donde solo parece se trata de ajustes, bajo crecimiento, desempleo y deterioro en las cuentas públicas.

-¿Qué sector es el que más ha sufrido las consecuencias de la crisis?

-En estos momentos, aquí están perjudicadas todas. Esta crisis no ha tenido compasión absoluta con nadie. Habrá empresarios muy fuertes que esta crisis quizás les favorece porque tienen liquidez y pueden esperar a que pase la situación. Pero lo triste es ver que en estos tiempos las oportunidades se crean para hacer a los ricos más ricos y los pobres más pobres. Ya no hay equilibrio social y esto solo lo da el empleo, no un subsidio. Es muy duro que muchas familias tengan que hacer una cola para que les den 400 euros al mes que a la larga no soluciona el problema, porque todos necesitamos tener libertad, proyectos y nuestra mente ocupada. Por ello, si es cierto que necesitamos austeridad pero haciéndola compatible con la inversión. Hay que priorizar proyectos que sean necesarios pero que a la vez generen empleo para que la sociedad empiece a reactivarse.

-La Patronal ya se ha posicionado en contra del aumento tributario, sobre todo del IGIC, que pondrá en marcha el Gobierno de Canarias. ¿Esto enconará más, a su juicio, la reactivación de la que habla?

-El Gobierno canario demanda cada vez más partidas para políticas sociales, de las que a este paso no se va a librar nadie. Pero, lo que no se puede es cargar todo el peso sobre los empresarios que están aún en pie con más impuestos y más responsabilidades. Políticas que no solo vienen del Gobierno canario, sino también del central y de Europa. Por ello, el Ejecutivo regional, que no es Paulino Rivero y su pacto con el PSOE, sino el propio Parlamento de Canarias que aglutina a todos los representantes de la sociedad, el que tiene que general en estos tiempos medidas de unidad de acción y no solo el colgarse medallas políticas. Hay que mirar de frente al grave problema que tenemos en el Archipiélago y nuestros parlamentarios tienen que pensar más a quiénes representan. Por eso, pido a los políticos que empiecen a ver a la sociedad con los ojos del alma pues con los de la cara parece que no ven. Los empresarios no nos negamos a que se suban los impuestos, pero a cambio pedimos contrapartidas para poder seguir manteniendo a flote las empresas. El Gobierno no puede agobiar a impuestos y si no le entran ingresos, al empresario tampoco que, encima mantiene una carga de personal y de tributos. Hay que medir los tiempos, porque aquí parece que algunos están en una crisis diferente. Es el caso, por ejemplo, de las entidades financieras, a las que se les inyecta dinero público para rescatarlas que, encima, no llega ni a empresas ni a familias. En cambio, a los empresarios, que ya no tienen los mismos ingresos, se les asfixia que seguir pagando Seguridad Social e impuestos que, además, ahora los suben.

«Nuestros políticos, en el Parlamento canario, tienen que empezar a ver a la sociedad con los ojos del alma pues con los de la cara parece que no ven»

Los dos vicepresidentes de la Cámara junto al director provincial de Cáritas.
Los dos vicepresidentes de la Cámara junto al director provincial de Cáritas.

-Pero por un lado se habla de generar empleo y evitar despidos y por otra se lleva al empresariado a tomar esta salida…

-La reforma laboral por si sola no genera empleo. Si somos capaces de reactivar la actividad empresarial entre todos, entonces la reforma lo que hará es quitar el miedo al empresariado para que contrate. Hay que regular que el coste del despido sea más barato si al empresario no le va bien, pero en cambio si prospera su empresa, pueda tener la tranquilidad de invertir en formar a los trabajadores. Aquí algunos se creen que la empresa es el empresario y la empresa es el trabajador especializado que te ayuda con el marketing interno a salir adelante y a consolidarte. Por ello, no se puede decir que el empresariado está a favor de la reforma porque abarata el despido, porque esta reforma llega tarde, Concretamente con 5 millones de parados. Quizás se debería haber hecho otro tipo de propuestas, como aliviar el coste del trabajo, no el salario, y pagar a la Seguridad Social en función de los ingresos de la empresa. Lo que ocurre es que el Gobierno no ha usado a las asociaciones empresariales como observatorio y si se hubieran sentado a escuchar las alternativas del mundo empresarial no se habría llegado a esta situación.

-¿Llegamos tarde a todo y encima mal, a su entender?

-Hay cosas que resultan muy tristes, como el decreto que acaba de aprobar el Gobierno central para que las administraciones públicas puedan hacer frente al pago de proveedores. Esto es algo acertado pero que llega a destiempo, pues si hubiese entrado en su momento muchos empresarios no tendrían esa falta de liquidez con la que se están viendo ahora. Aún así, el problema mayor es que ese dinero cuando llegue se va a quedar en el banco, porque ese empresario adeudado ya tiene una serie de cargas con terceros por tener que pagar sus deudas con recargo al no haberle pagado a el la Administración en tiempo y forma.

-La Federación Canaria de Municipios (Fecam) ya se ha pronunciado en contra de este decreto por el alto interés, cercano al 6%, que tienen que pagar a los bancos prestamistas. ¿Qué opina?

-Entiendo la queja, porque el Estado presta el dinero a las diferentes administraciones que cumplan con el plan, pero no significa que se los regale, sino que les ha puesto un plazo de diez años para hacerle frente a la devolución, aunque es cierto que tienen dos años con un interés muy alto. Pero, la administración pública se queja de esto, pero al respecto los empresario plantean que si ya hay poca inversión pública, con estos pagos el compromiso con proveedores y clientes y empresas cómo se va a canalizar. Por eso creo que es muy importante empezar a poner alternativas sobre la mesa de una vez.

-¿Qué echa en falta el empresariado?

-Lo que se echa en falta es seriedad, rigor, transparencia, responsabilidad, compromiso. Necesitamos dada la escasez de recursos económicos, seleccionar rigurosamente proyectos de inversión, que incluso pueden ser público-privados, pero que causen un impacto sobre el conjunto de sectores económicos de las Islas y, por tanto, sobre el empleo. No podemos seguir reflexionando sin pasar a la actuación de manera coordinada en todos nuestros ámbitos: local, insular y regional. Debemos propiciar que la relación entre Administración y administrado sea ágil, se simplifique, buscando la máxima productividad, que muchas veces se ve paralizada por la burocracia, y no solo para el ciudadanos, no olvidemos que a veces las mismas administraciones se ven inmersas en esa complicada tramitación, reglamento y entre ellos se complican las gestión. Debemos velar por consolidar los resultados turísticos para ir encauzando la recuperación del sector hacia un aumento de la inversión y de la competitividad del mismo y, por tanto, poner en valor los factores que garanticen nuestro Archipiélago como destino turístico.

Mª Ángeles 05

«La acción del empresariado va a llegar sola. Este Gobierno parece que solo mira por mantener sus gastos de personal y de representación»

-¿Pero qué medidas considera que habría que poner en marcha?

-Hay que propiciar la rehabilitación, la reforma, la conservación, la modernización de nuestras instalaciones, la eficiencia energética y la accesibilidad. Todas estas actividades generan empleo en el sector de la construcción y como vicepresidenta de Fepeco, estoy viendo casos desesperantes porque nuestros constructores están a ritmo cero y yo no he visto que a nadie le preocupe esta situación, cuando muchos de estos empresarios ayudaron en su momento dando trabajo a muchas familias canarias. No es pedir subvenciones o que se les regale nada, es solo generar actividad en este sector que se está destruyendo en Canarias mediante acciones como las que cité anteriormente. Pero la Administración lo primero que ha hecho es reducir en inversión pública y ya no hay compasión. Trabajo y alternativas sobre la mesa hay muchas pero aquí se carece de voluntad.

¿Quiere decir que el Gobierno ha hecho oídos sordos?

-Ha faltado diálogo y aplicar medidas reales. El recargo al que se obliga al empresariado a pagar por falta de solvencia está haciendo que muchas empresas se estrangulen y otras muchas que se quedaron en el camino cuando empezaron a despedir a sus trabajadores. Pero esto no se dice. Es lógico que la Sanidad y la Educación sean prioritarios para la sociedad, pero hay que propiciar inversión. Si el dinero no fluye no hay reactivación y este Gobierno se ha estancado en decir que como no tengo no hago, cuando ahí está la clave. Hay que priorizar para seguir viviendo y no solo excusarse en la austeridad. Pero en política, como en todos lados, hay gente comprometida y otros tantos que mientras a final de mes les llegue su sueldo difícilmente verán las cosas como las ve el resto.

-El empresariado se ha pronunciado sobre sus necesidades pero ¿quizás no ha hecho la fuerza suficiente?

-Algunas alcaldesas o miembros de este Gobierno dicen que tienen miedo a que se nos escape la cohesión social o que puedan haber revueltas. Pues yo les diré que los empresarios somos más prudentes que todo eso porque con solo tocar el silbato tenemos a los trabajadores donde digamos, porque ellos tienen sus puntos de mira en la generación de empleo mientras a otros los que les hace más falta es prudencia.

-¿Se plantean realizar alguna movilización para rechazar estas medidas del Gobierno?

-La acción va a llegar sola. No se puede seguir asfixiando al que aún tiene un halo de aire. Las asociaciones empresariales se pronuncian y critican medidas como la subida del IGIC, pero parece que el Gobierno solo mira su interés por poder mantener infraestructuras, gastos de personal y de representación.

¿Estaría a favor de eliminar competencias?

-Quien tiene las competencias tiene que ser responsable de ellas, que es lo que falta, porque aquí la responsabilidad recae siempre sobre los mismos. Cuando empecemos a ver que se pueden achacar estas responsabilidades que nos exigen a unos pocos a otras administraciones, empleados públicos o representantes políticos podríamos hablar d otra cosa

-¿Hay esperanza?

-Si no hubiera esperanza no nos levantaríamos cada día. Esto es una crisis no es el fin del mundo. Emigrando tampoco es la solución, Canarias no está sola en la crisis, que es global, pero lo que hay que buscar es alternativas en cada casa. Hay que trabajar mucho en nuestras infraestructuras portuarias, en la accesibilidad a las ciudades, en rehabilitar nuestro patrimonio. Nos estamos quedando sin inversión en los ARU (Actuaciones de Rehabilitación Urbana) y en los ARI (Actuaciones de Rehabilitación Interna) y Canarias tiene que hacer una unidad de acción para solicitar lo que le corresponde y poder invertir y abrir mercados hacia fuera pero con la seguridad de que si se da ese paso, el empresario tenga una cierta garantía.

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario