FIRMAS Juan Velarde

Un político De Armas tomar. Por Juan Velarde

El talento en Lanzarote lo agotó el malogrado César Manrique. El gran artista internacional es lo más preciado que ha dado en las últimas décadas la isla de los volcanes, una personalidad con un marcado carácter, con un genio indomable y que, mientras permaneció en vida, fue un claro luchador contra esa casta de políticos de tres al cuatro que intentaban mangonear de las más diversas formas posibles en la isla.

Si no hace mucho este territorio ha tenido que soportar los trapicheos y las injerencias de un dudoso ser llamado Dimas Martín, un elemento que hizo de la política algo sucio, vil y rastrero, con compras de voluntades y chalaneos de decisiones parlamentarias, mociones de censura entre ellas hasta que dio con sus huesos en la cárcel de Tahíche, ahora es otro elemento peculiar, un tal Pedro de Armas el que está poniendo a caer de un burro el prestigio de los conejeros.

Y no es que este político pueda ser tildado de avezado o de aventajado alumno de Dimas Martín, en absoluto. Este señor, directamente, es mucho más vivales puesto que, cobrando del Ayuntamiento de Arrecife, lleva cinco meses llevándoselo crudo a bordo de una goleta en aguas del Atlántico, concretamente ahora en Florida. Según el propio consistorio, la única referencia o constancia que tienen de que este personaje goza de una extraordinaria salud es por el consumo de teléfono móvil que, obviamente, está pagado a golpe de talonazo municipal. Él sostiene que todo se debe a las llamadas que recibe, puesto que en el extranjero el receptor paga el 50%. Aún así, ya suma 1.200 euros del ala que, Dios mediante, esperemos que el Ayuntamiento le obligue a costear de su bolsillo.

Y es que no creo que la ciudadanía conejera haya depositado su voto en las urnas para tener un concejal de ultramar, un Curro de Halcón Viajes o un pirata de los mares del Sur en busca de aventuras que poder contar a sus nietos. Ya está bien de tomaduras de pelo y de que estos nacionalistas de medio pelo (el caballero milita en el Partido Nacionalista de Lanzarote) vivan opíparamente a costa de los demás.

De haber podido disfrutar aún con vida el gran César Manrique, a este elemento, a buen seguro que le habría erigido un monumento en pleno puerto del Rubicón a la memoria del concejal marino y que hubiese llevado por título ‘Vete y no vuelvas o márchate con viento fresco’. Desgraciadamente, toda esta panda de zotes acaban por alcanzar puestos de mayor rango y raigambre porque, al contrario que en el ámbito privado, al inepto y al incompetente en la esfera pública es mejor elevarlo para que no reviente la base. Así se explican, evidentemente, muchas cosas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario