FIRMAS

Paisaje desolador de los medios de comunicación en España. Por Mariano Rivero

Periodista-es.-Si echamos un vistazo sobre el panorama de los medios de comunicación en España contemplaremos un paisaje desolador. Si hacemos una breve relación de los últimos hechos que afectan al sector comprobamos que se han perdido más de 500 puestos de trabajo en el primer trimestre de este año, el ERE en la radio y televisión pública valenciana (que podría afectar a más de 1.000 trabajadores); el cambio normativo sobre las radios y televisiones autonómicas, que favorece, entre otras posibilidades, la externalización de los servicios informativos y la privatización de estas empresas de comunicación públicas –en el caso de Telemadrid la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ya ha manifestado su intención de privatizar este ente público-; los planes de despidos en el Grupo Prisa y en Unidad Editorial, que podrían afectar especialmente a “El País” y “El Mundo”; la grave situación económica en la que se encuentra el Grupo Intereconomía, el acuerdo a que han llegado en Ediciones “Zeta” –que supone una rebaja salarial de entre un 5 y un 7% más un ERE temporal-, la triste desaparición de “La Voz de Asturias”, diario que tenía 89 años de historia y que ha dejado en la calle a 65 trabajadores, y la grave situación en la que se encuentra la radio y televisión pública asturiana, que tiene en vilo a sus trabajadores y a todo el sector audiovisual del Principado; la involución democrática que supone volver al pasado y gubernamentalizar la Corporación RTVE, a lo que hay que añadir el recorte de más 200 millones de euros que, junto con la anterior medida, significa un cambio de modelo y además podría suponer pérdidas de puestos de trabajo; la indefinición del Gobierno sobre la Agencia EFE, que está generando incertidumbre entre sus trabajadores; y así, por desgracia, podríamos seguir un buen rato.

Estamos asistiendo a la peor crisis que está viviendo el sector durante el actual periodo democrático en España, que comenzó con las elecciones del año 1977. La situación es grave y, además, está afectando a la calidad en la información y al libre ejercicio del periodismo. Tres aspectos nos preocupan especialmente: la Reforma Laboral, la sensación de miedo a perder el puesto de trabajo y las decisiones que el Gobierno está tomando sobre los medios de comunicación públicos, ya sea sobre RTVE o sobre las autonómicas.

Las empresas del sector ya están utilizando la Reforma Laboral, que entró en vigor el pasado día 12 de febrero, lo que significa que los despidos son más baratos, peores los Expedientes de Regulación de Empleo, bajada de salarios, y aumento de jornada laboral, entre otros aspectos nocivos que este cambio en la normativa laboral está suponiendo en los derechos de los trabajadores.

Y el miedo. Miedo entre los trabajadores que no son despedidos pero están comprobando como se degrada y precariza su situación laboral. Y en estas condiciones ¿quién reclama sus derechos laborales o que se cumplan los principios éticos que rigen la actividad profesional de los periodistas? Porque no nos equivoquemos, la precariedad laboral y las medidas que está tomando el Ejecutivo – tanto en RTVE como en las autonómicas- llevan aparejadas una merma en la calidad democrática del periodismo que hacemos y una peligrosa vuelta atrás en el derecho que tenemos los ciudadanos a recibir una información veraz, plural y democrática.

*Mariano Rivero es coordinador de la Agrupación de Periodistas de UGT

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario