Justicia SOCIEDAD

‘El Cuco’, implicado en el caso de Marta del Castillo, permanecerá ingresado en un centro de menores hasta 2013

AGENCIAS.-La Audiencia Provincial de Sevilla ha confirmado la decisión adoptada por el Juzgado de Menores número 3 de Sevilla para que el ‘Cuco’, que fue condenado a dos años y once meses de internamiento seguido de un mes de libertad vigilada por un delito de encubrimiento en relación al caso de Marta del Castillo, permanezca interno en un centro de menores hasta el día 8 de marzo del año 2013, fecha en la que quedará en libertad.

En un auto dictado el pasado día 13 de abril, al que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial rechaza los recursos presentados por la acusación particular y por la Fiscalía de Menores, que entendía que la estancia del ‘Cuco’ en un centro se debía prolongar hasta mediados de septiembre de 2013, ya que el condenado «no ha colaborado de manera activa para esclarecer los hechos y evitar el dolor añadido causado».

El juez de Menores número 3, Rafael Cuerda, acordó que cada tres días de los que el ‘Cuco’ pasó en un piso tutelado –convivencia con grupo educativo– debían computar como un día en centro cerrado, y determinó, en contra del criterio de la Fiscalía y de la acusación particular, que cada seis días de los que estuvo sometido a la orden de alejamiento de 50 kilómetros respecto a la familia de Marta computaran como un día de internamiento.

El Ministerio Público recurrió la decisión del juez de Menores e interesó que cada seis días en el piso de Puerto Real (Cádiz) donde permaneció el ‘Cuco’ computaran como uno en un centro, mientras que la acusación particular que ejercen los padres de Marta del Castillo solicitó que cada cuatro días en el piso tutelado se abonaran como un día de internamiento en régimen cerrado.

Pues bien, la Audiencia Provincial confirma la decisión del juez de Menores, ya que ha fijado una compensación empleando «criterios compartidos» y a través de un razonamiento que «no puede ser considerado ilógico o arbitrario». «No consideramos que la medida de convivencia en grupo educativo, en cuanto a gravedad, pueda ser catalogada por debajo de la medida de libertad vigilada».

Así, en ésta última el menor «continúa en libertad con su familia y en su propio domicilio; en definitiva, es un sistema de control que deja al menor en su entorno familiar bajo la supervisión de un educador con el fin de que adquiera las habilidades, capacidades y actitudes necesarias para un correcto desarrollo personal y social», mientras que la estancia en el piso «obliga al menor a convivir durante el periodo establecido con una persona, familia distinta a la suya o con un grupo educativo fuera de su domicilio a fin de que adquiera pautas socioafectivas y prosociales».

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario