Sin categorizar

OPINIÓN. Diga 33: Pensamientos en búsqueda y captura (XXI). Por José Alberto Díaz-Estébanez León

1.- Sólo te decepciona de verdad aquello en lo que has puesto esperanzas. No te avergüences de tus decepciones, porque es síntoma de tu grandeza (por creer) y de su miseria (por defraudar).

2.- Buenos días… ¿qué gafas te pondrás hoy? ¿las de aumento para ver mejor? ¿las oscuras para ocultar tu rostro? ¿las de color de rosa para mirar la vida con optimismo? ¿las de diseño para parecer sofisticado? ¿las de intelectual para parecer inteligente? ¿las de broma para mejorar el humor? ¿las que no tienen cristal, sólo para aparentar?

3.- …y cuando más árido, yermo y estéril te parece el paisaje a tu alrededor, de repente encuentras un brote en el lugar más insospechado que te hace creer de nuevo que allí sigue siendo posible la vida.

4.- Lo malo de querer cabalgar siempre en caballo ganador es el peligro de caer mientras cambias de montura: puedes morir a los pies del galope.

5.- A menudo nos olvidamos de valorar, y más aun de agradecer, a quien siempre está a nuestro lado… precisamente porque siempre está a nuestro lado.

6.- No soy tan listo como en ocasiones me creo. No soy tan tonto como a veces me supones… ¿estamos en paz?

7.- Casi todos tenemos más de lo que creemos que nos merecemos. Casi siempre tenemos bastante más de lo que verdaderamente necesitamos.

8.- Si no duermes es porque no puedes. Si no sueñas es porque no quieres.

9.- El sentido común nunca ha estado reñido con el sentido del humor (más bien, todo lo contrario) así que no creas que porque alguien haga una broma (si no es de mal gusto, claro) deja de tomarse en serio de lo que habla… ¿o es que con estar permanentemente amargados vamos a arreglar mejor las cosas?

10.- Aunque no lo parezca, hay mucha diferencia entre hacer lo que queremos, hacer todo lo que queremos y hacer sólo lo que queremos.

11.- Busca un lugar bien alto donde acomodarte… pero no para que te vean, sino para mirar alrededor con perspectiva.

12.- Si pierdes un minuto en dar las gracias o felicitar por algo bien hecho, tal vez no pierdas a la persona que lo hizo para ti.

13.- Si renuncias simplemente porque te cuesta es porque o bien no merece la pena o bien tú no te mereces conseguirlo.

14.- He visto a muchos subir… ¡he visto a tantos bajar!

15.- Si alguien te dice que no tienes por qué darle explicaciones, no lo dudes: está esperando que se lo expliques.

16.- Hay dos sitios que disipan cualquier atisbo de sentimiento navideño: al volante del coche y en la cola de caja para pagar.

17.- No sabrás de verdad con quién puedes contar hasta que no tengas verdadera necesidad de contar con ellos… y quizá entonces sea demasiado tarde.

18.- Si no sabes lo que tienes… ¡cómo vas a saber lo que quieres!

19.- Si gastas menos tiempo en buscar excusas para no hacerlo, seguro que encuentras más motivos para hacerlo… ¡y lo harás!

20.- Puede que los Reyes Magos no acierten siempre con el regalo adecuado (talla, color, forma o repetición…), pero para eso sus benditos pajes crearon el gran invento de los Tickets-Regalo.

21.- Intenta mantener tu opinión y tu propio criterio con la firmeza que dan el conocimiento y las convicciones, pero no con la terquedad de quien es incapaz de escuchar (no sólo de “oír”) la opinión y el criterio de los demás.

22.- Es maravilloso poder ver el mundo entero a través de la pantalla de tu ordenador… pero no olvides que en ese ordenador no cabe el mundo, así que no lo reduzcas a tu pantalla.

23.- Si te pasas el día navegando entre la nostalgia de lo que fue y la pereza de volver a la rutina, corres el peligro de perder tontamente la última bocanada de aire para retomar la carrera.

24.- Se puede defender las ideas, discrepar de otras, confrontar opiniones y hasta discutir con vehemencia sin renunciar a ser más pragmáticos que dogmáticos. Porque esas ideas no son trincheras inamovibles desde las que disparar a los demás, sino vehículos para acercarnos a otros y sobre todo para avanzar hacia nuestra meta.

25.- Si no te gusta lo que digo, podrás discutir y hasta convencerme, pero no callarme con tus gritos.

26.- Y si no se te ocurre nada más que decir, prueba con un sencillo y siempre eficaz… “¡Buenos días!” (si, además, lo adornas con una sonrisa, tienes medio camino andado).

27.- Cuántas veces resulta más fácil alcanzar el respeto de tus adversarios que el reconocimiento de tus compañeros.

28.- Ni tan deprisa como yo quisiera, ni tan despacio como tú me acusas. Avanzo al ritmo que puedo, que me dejan las circunstancias y que considero seguro para no “derrapar” demasiado o caerme antes de tiempo.

28.- El crédito de confianza se agota con mucha más rapidez que el económico y ahí no hay Fondo Monetario ni Banco Central que acuda a tu rescate.

30.- Ni te exhibas, ni te expongas: no te creas un modelo a imitar, ni un blanco al que disparar. ¿Qué tal si te limitas a mostrarte tal como eres, sin buscar ansiosamente la aceptación ni temer estúpidamente al rechazo?

31.- Atrévete a redescubrir a gente que conoces… o que crees que conoces.

32.- Creerte y quererte no siempre son una misma cosa… ¿no te parece?

33.- Dicen que cada día que pasa es un buen día. Puede que sea cierto… pero no te resignes a que simplemente sea “otro día que pasa”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario