Medio Ambiente SOCIEDAD

CAMBIO CLIMÁTICO. Tenerife, un grado más por siglo

ACN Press. La temperatura en Tenerife ha aumentado medio grado desde mediados del siglo XX y que desde 1944 ha aumentado alrededor de una décima de grado por década, lo que supone una progresión de un grado cada cien años. El aumento de la temperatura en Tenerife es algo menor que la registrada en la zona templada europea, y es lo esperable en un marco de calentamiento global, donde las temperaturas suben más en los polos y menos en el trópico, en lo concerniente el Hemisferio Norte. El calentamiento ha sido mucho más intenso en las cumbres que en otros sectores situados por debajo del mar de nubes entre los 600 y los 1.400 metros de altitud. El aumento de la temperatura en las regiones de barlovento (norte-noreste) es mayor que en sotavento, y podría estar relacionado con un incremento en la nubosidad en la fachada norte.

Válido para toda Canarias. Son algunos datos del estudio ‘Evaluación del calentamiento global en Tenerife’, presentado hoy por el vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez. “Este estudio demuestra el interés del Gobierno canario por mejorar el conocimiento del cambio climático y el medio ambiente y nuestro compromiso con la comunidad científica y con la sociedad y pone de manifiesto, igualmente, que nos importa la herencia que dejamos a las generaciones futuras”, explicó Pérez, quien añadió que “entramos con este documento en la red mundial y en los foros que estudian el cambio climático, aportando y compartiendo también nuestra información”.

El documento presentado hoy se enmarca dentro del proyecto ‘Climaimpacto’, que desarrolla la Agencia de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático.  Los trabajos se iniciaron a comienzos de 2011 y contaron con la colaboración de la Agencia Estatal de Meteorología que suministró la información climática de base en virtud de un Convenio de colaboración mutuo.  La investigación fue desarrollada por José Luis Martín Esquivel (Director del Observatorio de Desarrollo Sostenible y coordinador técnico del proyecto ‘Climaimpacto’), Emilio Cuevas-Agulló (Director del Observatorio Atmosférico de Izaña) y por José Bethencourt, geógrafo de apoyo para el análisis de datos.