Sin categorizar

PSICOLOGÍA. Hazte de buen rollo. Por José Oriol Rojas Martín.

Metete de lleno en el Carnaval y ríete de todo. Tomate unos días para ser feliz y hazte notar.

Disfrázate y baja a la calle a disfrutar de las miradas traviesas que van y vienen, las sonrisas regaladas bajo pelucas, las ingeniosas travesuras que te asaltan a modo de excusa improvisada para entablar contacto contigo. Baja y conviértete en un actor más, de las miles de comedias que se representan por las calles, para un público incidental y sorprendido. Sin remuneración, sin sueldo, sin más expectativa que una carcajada o hacer del espectador un cómplice efímero que le arranque un giro inesperado a parranda.

Baja y hazte de buen rollo, prográmate por dentro para ser feliz, pero hazlo bien. Aprovecha para reconocer públicamente y sin disimulos que tienes un gran corazón. Que te encanta estar con tus amigos, hablar con la gente, hacer bromas ingeniosas y ayudar. Deja bien claro a todo el mundo, como dirían los científicos, que tu inteligencia es emocional,  que eres tu gente, de corazón.

Hace años estaba mal visto demostrar lo que sentías y todo el mundo lo ocultaba para que nadie notara los miedos, la tristeza, las ganas de llorar o de reír. Había que esperar al carnaval para quitarse esa máscara y dejar fluir los deseos y los sueños. El carnaval era el único espacio de la vida pública donde se permitía experimentar nuevas formas de ser, de expresarse y de relacionarse.

Ahora estás de suerte, puedes hacer el experimento de ser otra persona durante unos días y si quieres, si es lo que quieres, seguir siéndolo todo el año. En el Carnaval  puedes ser otro y además puedes volver a ser el niño que fuiste y desentenderte de las normas y los convencionalismos. Es una magnífica oportunidad para ser ingenioso, divertido, amable y solidario, como lo eras de niño y ver qué pasa. Y de ese modo comprobar si realmente te gusta tu vida cotidiana y si se corresponde con lo que una vez imaginaste.

Prueba a dejar de lado el individualismo  y sumérgete en el grupo, hazte  fuerte en su interior, en el nosotros. Nosotros los pasamos bien juntos, confiamos unos en otros y nos sentimos protegidos. Nosotros sabemos quiénes somos y buscamos hacer amigos. Nosotros  respetamos  y acogemos, vacilamos sin dañar.

Nosotros traemos aquí el buen rollo. Ponemos amabilidad donde otros ponen hostilidad, pacificamos donde otros agreden y sonreímos donde otros amenazan. Tomamos medidas de seguridad: nos alejamos si encontramos rencor en la mirada, cedemos el sitio si vemos intolerancia, regalamos la copa si nos insultan, sonreímos si nos tocan o nos empujan. Calmamos a los violentos, aislamos a los agresivos, evitamos a los armados. Avisamos a la policía y  socorremos al herido.

Incluso, si te empeñas, puedes recuperar el  espíritu que tenía originalmente el Carnaval cuando la  consigna aceptada secretamente por todos,  fuera cual fuera su condición social era: pecamos juntos, luego nos reconocemos iguales en nuestra imperfección.

El Carnaval no era una fiesta para los dioses, ni una procesión. Era una fiesta para la celebración y exaltación de lo humano, la transgresión de los convencionalismos  en grupo y su confort.

Esa es la esencia, eso es el Carnaval. Compartir en el interior del grupo que se celebra a sí mismo, aceptando todas las diferencias que contiene, para construir la solidaridad y el sentido de identidad. Y como decía José Luis Sampedro, la asignatura pendiente de una sociedad, individualista que ha convertido  al dinero en su principal prioridad.

 

www.oriolrojas.com

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario