Sin categorizar

¡Por la Jerola! Reforma, ¿qué reforma? Por Valerio Felipe

Crear es construir el camino para que otros transiten. Requiere talento y una mente beligerante e inquieta. Por eso, cuando creamos, producimos algo de la nada.

Imagino que cuando el presidente Mariano y su equipo se pusieron a diseñar la “Reforma laboral” no lo hicieron teniendo en cuenta los conceptos anteriormente expuestos. Tampoco creo que la hayan realizado buscando el equilibrio necesario para que todos los actores sientan la misma equidistancia del acuerdo razonable.

Mejorar es cambiar lo existente con el objetivo de innovarlo y perfeccionarlo. Lo que Uds. han parido, nada tiene que ver con la mejora de lo existente hasta el momento.

Tras tantos días poniéndole calificativos al alumbramiento de la reforma -“duradera, profunda, útil, etc.”-, por parte de diferentes miembros de su gobierno, esperábamos algo sensiblemente diferente. Algo así como un espacio común de convivencia, basado en el equilibrio, el respeto y la justicia.

Presidente, para este viaje, sobraban las alforjas. La clase trabajadora es la que produce con su esfuerzo las condiciones para el bienestar. Sin nosotros Ud., y los que con Ud., forman gobierno, posiblemente no estarían en una situación tan cálida; al calor de la energía que produce la fuerza del trabajo creador. La percepción de la crisis es completamente desigual. No trata a todos de la misma forma.

Señor Rajoy, desde aquí, perdido en medio del océano, me gustaría instarle  a que se inspire en la naturaleza, donde el equilibrio es el que garantiza la supervivencia de las especies.

 

Esta reforma laboral, a mi juicio, está claramente desequilibrada a favor de los intereses empresariales y en contra  de la clase trabajadora. Esto no hará más que distanciar  a unos de otros; cuando lo verdaderamente interesante es que los unos trabajen en conjunto con los otros. Conociendo que Ud., es aficionado a los galimatías, le corresponde aportar la solución correcta al presente.

La confianza que le han dado los españoles a través de las urnas, tendrá que ser respaldada por un ejercicio de gobierno, donde primen los intereses de quienes conforman el país. Dá igual el signo político que los denomine o al amparo de que ideario social o cultural se encuentren. Lo importante es concebir un paraguas en el que todos puedan refugiarse.

He observado que Vd. está muy pendiente del exterior, lo cual es importante; pero recuerde para quien gobierna. Generar confianza en este país se consigue dotándolo de la cimentación y estructuras necesarias para un crecimiento fuerte y duradero.

Lo demás, viene solo.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Queda claro que no hay creadores en el gobierno. Lo que sí abunda es gente que se garantiza la pagota del futuro. Ayuda a lodo ricos que dios proveerá