Juan Velarde

DESDE MI ESCAÑO. Vía V: El paraíso del goloso y mucho más. Por Juan Velarde

Mucho más que bombones y pasteles. Si existe un centro del placer, un paraíso del goloso, el desmayo de los amantes de los dulces ese es, sin ningún lugar a la duda, la Pastelería Viena, conocida ya como Vía V, su auténtica marca corporativa y como se conoce en todo el territorio español. Enclavada en pleno centro de Logroño, Vía V no sólo ofrece al cliente una deliciosa gama de bombones, chocolates o pasteles artesanales de la máxima calidad. Estamos hablando de mucho más, de un asesoramiento en profundidad, de un servicio personalizado para que el comprador se vaya con una doble satisfacción, la de la compra realizada y la de sentir que recibe una atención como en pocos sitios pudiera recibir.

Conociendo a Mabel, una de las alma máters de este negocio, se entienden a primera vista los motivos por los que Viena o Vía V es uno de los sitios obligados de peregrinación en Logroño. Cualquier duda sobre el vasto mundo del chocolate es resuelto con una explicación magistral por parte de esta experta. Una breve cata de bombones, por ejemplo, le da a uno la seguridad de que los próximos que tome no los va a sentir de igual modo, sino que va a experimentar en su boca una sinfonía de sabores, de aromas y de gustos que, posiblemente, antes no hubiese sido capaz de detectar.

Y, ¡ojo, qué no sólo de chocolates o pasteles vive el hombre! Vía V también se ha especializado en los típicos dulces de Navidad, unos mazapanes escandalosamente deliciosos, turrones que son una tentación al paladar, e incluso, tal y como detalla Isabel, otro de los pilares de esta pastelería, hay tiempo para el aspecto solidario, para ayudar a la infancia menos afortunada. Para tal fin, Vía V ha dedicado un stand completo a la venta de unos turrones solidarios y de cuya venta tres euros por caja van a parar a ese encomiable fin de ayudar a quienes menos tienen y máxime en unas fechas tan especiales y tan entrañables como las que estamos a punto de vivir.

Además, Vía V también se ha especializado en dar unos deliciosos desayunos a base de churros, croissants y otra serie de productos pasteleros que rayan y superan todos los cánones de calidad, acompañados por deliciosos cafés, chocolates, lo que el cliente desee para irse completamente satisfecho. Bueno, no del todo, ya si desea rematar la estancia, tampoco puede dejar de probar su espectacular pan, elaborado en obrador propio y que está siendo uno de los productos más demandados.

El secreto del éxito está no sólo en creerse los mejores, sino que lo demuestran día a día, innovando y dando al cliente lo que busca. Y es que cuando se está en el pedestal, a veces, es complicado seguir conectado a la realidad, pero en el caso de Vía V no sólo no se han alejado de los clientes, sino al contrario, la humildad y un trabajo sacrificado (a veces en la práctica el negocio está 24 horas abierto) son los que hacen acreedor a esta firma de su merecido liderazgo.

juanvelarde@gmail.com

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario