Cultura Parlamento POLÍTICA

PARLAMENTO. Rojas: “Prefiero que se manifieste en la calle el sector cultural que las personas dependientes”

ACN Press.- La consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, Inés Rojas, ha asegurado en el Parlamento que “prefiero que esté fuera manifestándose en la calle un sector industrial cultural, que es potente y genera empleo, que las personas dependientes y en exclusión social”.

De esta forma ha justificado Rojas el recorte del 48,23 por ciento en el área de Cultura, toda vez que “hemos tenido que priorizar, como hacen las familias, y a nadie le gusta, y menos a quien tiene que defenderlo y ha hecho el recorte”.

Con todo, la consejera ha insistido ante la Comisión de Presupuestos que “no vamos a dejar solos a nadie”, pues no se va a “abandonar la cultura como servicio público”.

“Vamos a garantizar los servicios públicos como los programas de fomento de la lectura, las bibliotecas, las salas de arte, las salas de teatro, el circuito interinsular y el apoyo a la movilidad, que es lo que nos permite asegurar la igualdad de oportunidades en el territorio”, insistió.

 

CC y PSC anuncian enmiendas para incrementar las partidas aunque defienden acabar con la “cultura subencionada”

 

Además, Rojas dijo que el Gobierno “hará políticas transversales” para “garantizar el futuro al sector en las Islas”.

Cultura subvencionada. El recorte en Cultura y Deportes fue criticado por todos los grupos parlamentarios, incluidos los dos que apoyan al Ejecutivo, si bien tanto la socialista Encarna Galván como la nacionalista Rosa Pulido insistieron en que el mismo puede servir para “acabar con la cultura subvencionada”.

Galván, aunque lamentó “que no hayamos sabido interpretar la Cultura como una actividad económica”, si incidió en que el recorte “refleja un nuevo modelo de política que se aleja de la cultura subvencionada y es una nueva oportunidad si se hacen las cosas bien”.

“No obstante, se garantiza el derecho de igualdad entre todos los creadores y puede ser el primer paso para un modelo mixto de gestión cultural, cuyas acciones no tendrán reflejo cuantitativo”, afirmó.

Galván incidió en que “no hay que demonizar” al sector por haber estado muy subvencionado, “pues es necesario a veces para garantizar la igualdad de oportunidades de nuestros artistas y creadores”, por lo que propuso la puesta en marcha “una línea de subvenciones reintegrables”.

Por su parte, la nacionalista Pulido pidió al sector que “busque otras fórmulas de gestión que no se basen en la financiación pública de forma exclusiva”.

Con todo, y pese a que “anunciamos que intentaremos mejorar algunas partidas”, defendió el hecho de que pese al “drástico recorte”, se hayan mantenido todos los programas públicos de fomento cultural.

Hachazo terrorífico. De “hachazo terrorífico difícil de soportar” calificó el portavoz del Grupo Mixto (NC), Román Rodríguez, el recorte el Cultura, pues consideró que el Gobierno “se ha olvidado de que el sector de la cultura supone un desarrollo económico”.

Por último, Milagros Bethencourt, del Grupo Popular, criticó que las políticas sociales hayan sido la “única excusa” para que Rojas defendiera el “brutal y excesivo recorte que ha sorprendido a propios y extraños”.

Bethencourt recordó que se podían haber acabado con fundaciones, rebajar los sueldos de altos cargos para poder satisfacer a un sector que supone “3.800 empresas y 18.000 puestos de trabajo”.

“Un sector productivo emergente que crea puestos de trabajo no puede abandonarse de golpe. Y sí, hay que abandonar la cultura subvencionada, pero hay que impulsar el mecenazgo y a los emprendedores”, concluyó.

Rojas insistió en que “si la cultura es una industria, tratémosla como al resto de empresas”, y propuso la posibilidad de implantar exenciones fiscales específicas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario