Jesús Pedreira Calamita

Fotonoviembre, un nuevo éxito del CEDOCAM. Por Jesús Pedreira Calamita

Fotonoviembre se consolida un año más como uno de los grandes eventos del mundo de la fotografía en Tenerife. Esta exposición bienal internacional celebre esta año su undécima edición. Son más de 45 artistas y 200 exposiciones en catorce municipios de Tenerife. Podemos ver obras de consagrados fotógrafos como Francesc Catalá-Roca, a Henri Cartier-Bresson, Ryuji Miyamoto o Alfred Stieglietz, entre otros.

Cabe destacar también las muestras “Algo falta. El significado fugado en la fotografía” o “Tropos surrealistas en la fotografía polaca después de 1945”, ambas en el TEA.

Nosotros nos vamos a ceñir a la exposición que ha organizado el Centro de Documentación de Canarias y América (CEDOCAM). Se trata de una obra fotográfica del emigrante canaria en Venezuela, Álvaro Fajardo Aguiar. La historia de su familia se corresponde con los de otros tantos emigrantes isleños. Naturales de Icod de los Vinos cuatro de los hermanos Fajardo Real emigraron a Venezuela en la segunda década del siglo XX. Álvaro Fajardo Aguiar, de la siguiente generación dejó Tenerife en 1921, habiendo residido en la “octava isla” siete años hasta que en 1927 inició el retorno. De esa época son las fotografías que se exponen en el CEDOCAM.

Álvaro Fajardo Aguiar fue concejal del Ayuntamiento de Icod de los Vinos y Consejero del Cabildo de Tenerife.

Sus fotografías, de los años veinte del pasado siglo, en plena dictadura de Juan Vicente Gómez, cuando Venezuela se convierte en el mayor productor de petróleo del mundo. En esta época, son muchísimos los canarios que vuelven a tener sus ojos en el país del Orinoco en sus deseos de progreso y escape del atraso canario.

Las fotografías de Álvaro Fajardo Aguiar representan aspectos cotidianos de la vida. Hay numerosas representaciones de grupos de canarios reunidos para celebrar una tertulia, reunión de amigos…Impresionan las fotos del propio Fajardo ante un pozo de petróleo incendiado. También hay imágenes de indios motilones, que eran empleados en el trabajo de los pozos. Hay también muestras de una pulpería en Maracaibo, una cuadrilla de peones en el pueblo de Altagracia, en el entorno del Lago Maracaibo, en el Estado Zulia.

Fajardo Aguiar trabajó en la compañía petrolífera norteamericana Standard Oil Company, que explotaba en dicha zona del país venezolano numerosos pozos del “oro negro”. También hay muestras de trabajadores de dicha compañía en el río Santa Ana.

Aunque en la segunda década del siglo pasado, la dictadura venezolana cerró sus fronteras, aún así, algunos pocos canarios lograron emigrar al país americano. Fajardo Aguiar muestra las actividades de la industria petrolífera, imágenes de las carreteras –camino de Caracas desde el Estado Falcón-, actividades lúdicas, fiestas y reuniones.

Con su cámara el icodense nos muestra gran parte de las actividades diarias que tenía en su trabajo y en su relación con los canarios.

El CEDOCAM es un centro dedicado a la divulgación y el rescate –una muestra en esta exposición fotográfica- de la huella cultural de los canarios en América. Posee el mejor fondo bibliográfico de España sobre Venezuela. Podemos conocer en profundidad la historia, la cultura, la sociedad americana. Perteneciente al Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife, está dirigida por Manuel Hernández González, eminente autoridad universitaria en temas de Historia de América.

Canarias y América de la mano. Canarias y Venezuela unidas de las dos manos. Con la exposición de Fotonoviembre, el CEDOCAM vuelve a tener un nuevo éxito.

Jesús Pedreira Calamita

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario