ECONOMÍA E INDUSTRIA SOCIEDAD Turismo

REPORTAJE. El ‘Mencey’ adecenta su palacio

Elblogoferoz / C. Ruano.- Desde que en 1945 fuera construido, por primera vez el ‘Mencey’ ha acometido una reforma a fondo de su ‘palacio’. El resultado, que ayer pudo verse aunque no en todo su esplendor, se podrá disfrutar a partir del 14 de diciembre, en que se llevará a cabo la apertura oficial del que es el principal centro hotelero de la capital tinerfeña. La principal novedad, además de la remodelación de todo el edificio, es el nuevo spa, dos mil metros cuadrados de circuito termal rodeado de jardines y un diseño espacial que agranda los límites del Mencey hasta las montañas que lo rodean.

La ‘numerología’ provocó que ayer, 11 del 11 del 11, se entreabrieran las puertas del hotel y más de un quebradero de cabeza a los arquitectos y a los trabajadores de las empresas que llevan a cabo las obras. Pero el esfuerzo ha valido la pena tras dos años de trabajo en el hotel y casi diez desde que se inició el proyecto del aparcamiento, el spa y la ampliación de los jardines. Por ello, el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, afirmó que Santa Cruz de Tenerife “recupera una de sus joyas”. También ha costado lo suyo: más de 40 millones de euros.

Y los números, también, proporcionaron al Mencey unos huéspedes curiosos: una pareja de recién casados que eligió las 11 horas del día 11, del mes 11, del año 11 para sellar su unión y el hotel como el lugar idóneo para iniciar su luna de miel. No son los únicos, aunque sí los más originales: cerca de un centenar de huéspedes ya ocuparán sus renovadas habitaciones este fin de semana.

Fotografía: Corona y P. Amaral Arquitectos

El principal hotel de Santa Cruz reabre sus puertas con un spa de 2.000 metros cuadrados

 

Hasta llegar aquí, o hasta el 14 de diciembre, fecha de la inauguración oficial, más de 500 personas han realizado un esfuerzo titánico. El mismo viernes, para que se hagan una idea, arquitectos y trabajadores abandonaban el Mencey de madrugada, una vez comprobado que casi todo estaba a punto para la visita de los medios de comunicación.

Los recién casados que estrenaron el hotel

Hay detalles en los que debe reparar cuando se acerque al hotel aunque solo sea para tomarse una copa, o una merienda, en la terraza. Las fotografías que ilustran los salones, los pasillos y las habitaciones. Algunas han sido adquiridas a profesionales, otras forman parte del fondo del TEA y otras muchas son el resultado de un concurso fotográfico organizado para ‘decorar’ el hotel. Todas las imágenes son de Tenerife, pero no son del Teide. La isla cuenta con recursos naturales más que suficientes para encandilar a los que nos visitan y de hecho, la muestra fotográfica que decora el hotel constituye un acicate para salir fuera a encontrarse con esa imagen. Fíjense, tan solo, en el muro verde de musgo y helechos que respalda a la recepción del hotel. O los árboles húmedos que nos reciben cuando nos acercamos al comedor…

El diseño ha transformado las vetustas habitaciones en espacios modernos, amplios y acogedores donde la iluminación abandona el techo y se esconde en las paredes ayudadas por cortinas ‘origami’ a las que hilos de aluminio ayudan a proporcionar una claridad suficiente para el huésped. La iluminación y el mobiliario han sido diseñados para el Mencey, una tarea que no ha sido fácil, pero que proporciona destellos únicos, como las ‘velas’ que ondean en las lámparas de la entrada y de algunos salones del hotel.

 

Las cortinas ‘origami’ proporcionan luz a las habitaciones y al bar ‘Iballa’ sólo le falta el piano y Humprey Bogart

 

Tecnología y el interiorismo de los años 50 se han aliado para dar al edificio y a sus instalaciones una nueva personalidad. El espacio más transitado por los tinerfeños quizás sea el bar Iballa y la terraza, donde la transformación ha sido espectacular: espacios más abiertos, la vegetación más cuidada, un rincón junto al acuario transparente de las tortugas, que ahora nadan a sus anchas, para tomar una copa en un ambiente chill out y el propio bar Iballa, al que sólo le falta el piano y Humprey Bogart para ser perfecto.

Los detalles han sido cuidados con precisión, como las cubiertas vegetales del spa y de la cancha de pádel –acristalada para amortiguar los ruidos- para que los vecinos del hotel ganen un jardín debajo de sus ventanas. Los trabajos han metido en cintura los jardines, que han duplicado su extensión y han ganado en belleza y,sobre todo, permiten a los huéspedes y a clientes ver más allá de las enmarañadas buganvillas que campaban a sus anchas en las pérgolas frente a la terraza.

Fotografía: Corona y P. Amaral Arquitectos

Los nuevos jardines confieren amplitud al hotel y las tortugas nadan en un acuario transparente

 

El aire nuevo ha llegado también al restaurante Los Menceyes, con un diseño que impactará a los habituales del comedor. Pero aquí no acaba la apuesta por una gastronomía gourmet, ya que el hotel contará con un aula de cocina que se ‘aloja’ en el antiguo Salón Nivaria para impartir cursos, talles y degustaciones…

En definitiva, que el Mencey está de estreno, incluidos los uniformes del personal, 112 trabajadores recuperados de un Expediente de Regulación de Empleo anterior, a los que esperan sumar otros 20 empleados a lo largo de la próxima semana. Dése una vuelta y estrene también el hotel. Aunque sólo tenga para un café, merece la pena…
Para ir abriendo boca vean el vídeo del nuevo hotel Mencey, donde dos de los arquitectos, Antonio Coronas y Arsenio Pérez, nos cuentan lo mejor y lo peor de acometer una obra como los aparcamientos y el spa, las dos principales novedades del establecimiento:

 

2 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • Carmen, te felicito por el artículo y, además, felicito al Cabildo, como propietario del hotel por dos motivos: 1º.-Por ser, de largo, la institución más antigua del mundo mundial, porque si el Mencey tiene, según la fecha de construcción que indicas en el artículo, 1.866 años y el Cabildo fué quien mandó construirlo, en esa fecha, debe ser que la institución ya existía.
    Y 2º: por el magnífico servicio de mantenimiento. Es muy complicado mantener un edificio durante más de 18 siglos y medio.-

  • Fíjate cuántos records por comerme un nueve y encima he tardado siglos en hacer la digestión. Gracias por bromear sobre la errata