Marisol Ayala

Otra mujer asesinada. Por Marisol Ayala

¿Tiene alguien una idea de cómo podemos acabar con los hombres que matan mujeres con la tranquilidad de quienes se toman un vaso de agua…? Abruma tanta crueldad y abruma, igualmente, tanto desconocimiento; leo casi a diario artículos e informes sesudos sobre el comportamiento de hombres agresivos frente a mujeres y siempre acabo lamentando que en el papel se plasmen unos argumentos fantásticos que en la práctica no funcionan. Hace unas horas conocimos el asesinato de otra mujer italiana de 37 años en Lanzarote a la que su pareja, “un tipo tranquilo” la asfixió con un cable en presencia de una niña de tres años, su hija.

He aquí los datos fríos del asesinato. Un senegalés de 31 años se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de Puerto del Carmen (Lanzarote) y confesó que acababa de matar a su mujer asfixiándola con un cable. Cuando acudió al lugar una ambulancia medicalizada del Servicio de Urgencias Canario (SUC), en la calle Rociera 61 de Puerto del Carmen, se encontraron a la mujer sin vida, tendida en la cama, y junto a ella una niña de un año de edad. La víctima es una italiana de 37 años. El presunto homicida llevaba tres años viviendo en Lanzarote de forma irregular. La niña se encuentra bajo custodia de la Guardia Civil. Según los datos de la Policía, no había denuncias de malos tratos anteriores, pero todo apunta a que se trata de un caso de violencia de género.

Sé que es difícil la solución para estos asesinatos pero me resisto a que  amanezca otro día lamentando más muertes con faldas. Por cierto…¿escuchó alguien durante la pasada y tediosa campaña electoral a un solo lumbrera hablando de la violencia de género, un asunto que en nuestro país se cobra más vidas que el terrorismo…?. Yo, no. A ver si en la que tenemos encima alguno piensa en esta violencia y en ponerle coto. Sabiendo que el paro, la crisis, ETA y la inmigración son los grandes problemas de este país me gustaría que con el mismo ardor los candidatos le dediquen un día, una horita, a hablar de un tema tan sangrante -nunca mejor definido-como es la violencia de género porque les recuerdo que el asesinato de mujeres arroja cifras que asombran dentro y fuera de nuestro país.

Me llega el ruido de colectivos sin identificar que apuestan por no dar cobertura periodística a los asesinatos de mujeres para evitar que los machitos se animen; el asunto es convertir la muerte de mujeres en actos invisibles. Discrepo absolutamente. Opino que todo el altavoz que se le ofrezca a estos asesinatos será poco para que nunca se aparte de las primeras páginas la crueldad extrema de quienes matan a su pareja y luego bajan al bar a echarse una cerveza como los asesinos de Isabel, Juani, Carmen, Aurora… Matan, siguen matando, porque creen que las mujeres son de su propiedad, les pertenecen y no pueden -¿qué se cree ésta?- tener otra vida que no sea la que les dicte su amante asesino. Sigo pensando en la educación, en la igualdad, en el respeto como salida; los mensajes que en esa dirección reciben niños y niñas en los pupitres es la mejor campaña. Más diré: creo que en esta sociedad el papel de las madres que todavía educan hijos en el discurso machista tienen mucho que corregir si queremos evitar que esta plaga no se extienda. Si alguien conoce una solución que lo diga. Por el bien de todos. De nuestras hijas, nuestras nietas, nuestras niñas.

http://www.marisolayala.com

 

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario