ECONOMÍA E INDUSTRIA POLÍTICA Política Económica

CONGRESO. PSOE y PP rechazan las propuestas de CiU sobre la reforma de la Constitución

Agencias.- El PSOE y el PP han rechazado en el Pleno del Congreso las enmiendas de CiU a su propuesta de reforma constitucional al considerar que son ajenas al objetivo de estabilidad presupuestaria que se pretende.

Aunque han propuesto a los nacionalistas hasta cinco enmiendas transaccionales, tanto el socialista José Antonio Alonso como la ‘popular’ Soraya Sáenz de Santamría han remarcado su negativa a permitir autonomía a las comunidades a la hora de fijar su techo de gasto o la emisión de deuda al considerar que ello dejaría sin efecto su propuesta de incluir la estabilidad  presupuestaria en la Constitución para obligar a todas las administraciones.

«Todo esfuerzo de negociación tiene como límite no alterar la esencia -dijo la representante del Grupo Popular-. Dejar a cada comunidad margen para fijar el déficit es tener 17 límites que difícilmente cuadran».

Alonso subrayó que CiU ha pretendido reabrir debates como el de la financiación autonómica o «la cuestión sensible de la solidaridad», pero cree que no es momento de incorporar cuestiones ajenas al motivo de la reforma, que es reforzar la confianza de los mercados. «No podemos permitirnos dilación alguna», indicó.

Y habrá más reformas. Los dos grupos mayoritarios insistieron en defender la reforma como una necesidad urgente de España. «Con esta reforma damos una oportunidad a España», proclamó Sáenz de Santamaría, quien considera que implantar la estabilidad presupuestaria «no es la única, ni será la última reforma que necesita España».

«Si hace un año, cuando la propuso Mariano Rajoy, la reforma era conveniente, ahora es imprescindible», abundó la portavoz del PP, quien considera que sin estabilidad presupuestaria llega el estancamiento económico y la destrucción de empleo.

Eso sí, el portavoz del PSOE quiso dejar claro que la estabilidad presupuestaria no implica recortes sociales, algo que, si se produce, será decisión y responsabilidad del gobierno que lo haga.

Del mismo modo, los dos grandes partidos desestimaron todas las sugerencias de las minorías para introducir aspectos distintos a la estabilidad presupuestaria alegando que «no es el día» y que actualmente «no hay debate más urgente» que el del control del gasto público.

En este segundo y definitivo debate parlamentario de la reforma de la Constitución de 1978, que duró menos de dos horas, el PSOE y el PP sólo recabaron el apoyo del diputado de UPN, Carlos Salvador, a quien agradecieron su «responsabilidad» y «sentido de Estado».

No hubo intervención del Gobierno, aunque el presidente José Luis Rodríguez Zapatero estuvo presente en el hemiciclo buena parte de la sesión plenaria.

«Sucumbir al desgobierno de los mercados». El diputado de Coalición Canaria por Santa Cruz de Tenerife Fernando Ríos señaló hoy, desde la tribuna del Congreso, en el debate de la reforma constitucional, que la finalidad de ésta no es otra que «elevar a dogma universal la necesidad del equilibrio presupuestario sucumbiendo a la mercadocracia y al desgobierno de los mercados, que ni tienen legitimidad democrática ni persiguen el interés general sino el suyo propio».

Asimismo volvió a anunciar que tanto él como Ana Oramas votarán en contra de la reforma a no ser que se acepte alguna de las dos enmiendas que CC ha presentado o que el PSOE y el PP «adopten el firme compromiso de una reforma profunda» de la Constitución a partir de 2012.

Ríos reiteró el anuncio ya formulado ayer de que CC se sumará a las formaciones que reclaman un referendum y se sumó a las protestas por «las formas» del PSOE y el PP al plantear la reforma «ignorando» y «excluyendo del consenso constitucional» al resto.

Las dos enmiendas de CC se proponen la participación de las Comunidades Autónomas en la fijación del déficit y el reconocimiento de Canarias en el texto constitucional como «archipiélago atlántico» con anclaje en la UE y en el REF.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario