Sin categorizar

BABILONIA EN GUAGUA. Balada de agosto: Smoke on the water o fúmate hasta el agua. Por Gustavo Reneses

«Agosto, frío en el rostro». Un fumado

En estos días azules de agosto se tornan angostas las soluciones para arreglar este remiendo de país. Quizás sea el optimismo propio de estas fechas, pero para la tripulación de esta guagua, el pensamiento colectivo se torna por momentos en eructo colectivo; y cada cada vez más hediondo, todo sea dicho. Viene a ser como aquella flatulencia bucal tras el bocata de la merienda ochentera:

– Brrrrrrk.
– Shas loco, te pasaste… fos loco huele a chorizo.

Pues algo así. Quien tenga oídos que oiga, como decía el colega Suso de Nazaret.

Sin ir más lejos, parece que el sucesor del Líder -Al Chupacabras-, insiste en que en la próxima reforma de la Constitución, aparte de cambiar el color de las tapas, el déficit del Estado sea “sin cifras”. Jo! que chachi debe ser pensar así y no tener remordimiento por la noche. Igual nos propone que sea en plan Barrio Sésamo y que el techo del déficit sea clasificado en: Malo, Chungo y Peludo.
Así los afectados por la ESO no notarán mucho las diferencias y podrán participar en un coloquio en igualdad de condiciones.
Por cierto, que irónica coincidencia que después de que San José el Zapatero proclamara la intención de reforma constitucional, el BCE anunciara la compra de bonos españoles. Eso ya no es chungo, es peludo. Nota de complemento audiovisual jocoso: Poner en el equipo HI-FI -o similar- aquel eurovisivo tema de Remedios Amaya “Quien maneja mi barca…”

En nuestra sección “Droga para todos” tenemos un invitado de excepción. No es Mingo “el buzo”, ni Ale “el palanca”, habituales colaboradores de la misma, sino Paul Krugman. Sí, ese mismo, el Premio Nobel de Economía. En una de sus últimas intervenciones en el nunca bien ponderado Global Public Square, que viene a ser el homónimo de la Plaza Pública Global o el Plaza de la Candelaria City Center, afirmó sin cortarse un pelo del sobaco que lo que salvaría a la economía estadounidense y por ende, a la economía global, sería …. pausa dramática…. Una invasión alienígena. Como de Keynes le viene al galgo, basó su intervención en “que hay que aumentar el consumo como sea”. O sea que para los herederos de Keynes, da lo mismo intervenir en la economía a base de estímulos no erógenos, que intervenir en Star Wars como aliados de Jabba el Hutt en una hipotética alianza con el Imperio. Menos mal que el bueno de Krüger… digoooo Krugman, termina por explicar la cosa de una forma lógica y coherente, véase: “una invasión extraterrestre provocaría un gran aumento del gasto público en defensa, es decir, toda la sociedad se afanaría en producir bienes que protegieran a la población de este ataque, con lo que la economía se reactivaría. El gasto en infraestructuras sería siempre positivo”. Claro si dicho así hasta tiene su lógica. En breve se oirá a Obama y sus euroclones cantando con una vieja guitarra los global-world-war-hit-parade más molones: “Jarama Song”, “A las barricadas” para terminar abrazados  fraternalmente y etílicamente con el “No nos moverán”.

La buena noticia en estos últimos días es que su dosis semanal de SOMA y recomendada por su gestor público de confianza, está garantizada y comienza a rodar en forma de balón esta semana. Empieza la Liga y este país tendrá su alienación mensual hasta junio del año que viene. Oiga que no es lo mismo empezar la semana en plan normal, que empezarla con la goleada del CD Ruyman al Atlético Bubango, faltaría más.

Buenos días, y por si no volvemos a vernos: Buenos días, buenas tardes y buenas noches.

Gustavo Reneses

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes