Moda SOCIEDAD

MODA. Izca, derroche de glamour. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Lucas, un simpático y cariñoso terrier, nos da la bienvenida a un mundo de glamour. Su color blanco resalta entre paredes de color fucsia, grandes espejos y candelabros de cristal del que cuelgan graciosos zapatos de tacón. Sofás negros y estilosos maniquíes, de los que penden verdaderas obras de arte hechas para la mujer, complementan la coqueta visión de este paraíso de la belleza, en el cual Juan Manuel Izquierdo se mueve como pez en el agua.

Su compañero Josep, reconocido estilista de la capital tinerfeña, corta el cabello a una clienta, mientras que Juan Manuel entra y sale de la trastienda mostrando todo el arte que sabe transmitir en cada una de las piezas de alta bisutería que crea este artesano de la fantasía. Pendientes, collares, pulseras y tocados que se plasman, gracias a un gusto exquisito y derroche de imaginación, en su firma de complementos: Izca.

ssssss /Foto: David Domínguez.
El diseñador Juan Manuel Izquierdo (derecha) junto a su socio, el estilista Josep. /Foto: David Domínguez.

La firma de alta bisutería Izca lleva más de 15 años envolviendo de elegancia y fantasía a la mujer de hoy

Izca (siglas que provienen de los apellidos de su creador: Izquierdo Castro) es por tanto hablar de moda, arte, fantasía y belleza. Piezas únicas, diferentes, atrevidas y glamorosas que se diferencian del resto y, donde largos pendientes o majestuosos collares, envuelven a cada mujer en un mundo exclusivo de lujo y elegancia.

Juan Manuel Izquierdo estudió Bellas Artes y durante casi 20 años se dedicó a la docencia. Pero su creatividad pudo más que su inicial profesión y decidió, hace ya más de 15 años, abrir una tienda de complementos llamada Atelier. “Fue ahí donde empezó mi inquietud por crear piezas. Venían clientas y me pedían que les realizara los complementos para ir a una boda o a una fiesta y, finalmente, la tienda pasó de vender otras firmas a sólo piezas fabricadas por mí. Y tal fue la demanda de pedidos que decidí entonces abrir mi primer taller para dedicarme ya en exclusiva al mundo del diseño”, explica.

Un original diseño de collar de Izca / Foto: David Domínguez
Un original diseño de collar de Izca / Foto: David Domínguez

El éxito de estas piezas exclusivas llevo a Juan Manuel a ir ampliando cartera de clientes, lo cual derivó, años más tarde,  en dar el salto al mercado peninsular. “Cuando comenzó la crisis decidimos cerrar la tienda de complementos y empezar a trabajar para otros puntos de venta, tanto de Canarias como de la Península. Un hecho que hizo que, aparte del taller de Tenerife, tuviera que abrir dos talleres más, uno en Barcelona y otro en Sevilla, en los que trabajan once personas en total”, señala el creador.
No obstante, matiza, “es sólo en Canarias, ya que vivo aquí, donde doy la opción a las clientas de personalizar las creaciones, para lo cual dispongo de una carta de ocho colores entre los que pueden elegir para realizarles las piezas en esa tonalidad que vaya más acorde a lo que buscan”.

Detalle de uno de los collares / Foto: David Domínguez
Detalle de uno de los collares / Foto: David Domínguez

Juan Manuel Izquierdo destaca que sus colecciones de alta bisutería son “atrevidas” y “diferentes”

Los diseños de Izca, cuya principal característica es la armonía cromática, juegan con cristales, piedras, ante y acero, Materiales que se funden en un abrazo de sofisticación, dulzura y sensibilidad que hacen de este diseñador su motor para crear cada temporada una colección única y especial que transforma a cada mujer en divas estilosas, sensuales y con un toque muy chic.

Los collares y los maniquíes aportan un colorido excepcional / Foto: David Domínguez
Espectacular collar bufanda en cuero y cuentas de metal./ Foto: David Domínguez

“Procuro, en cada temporada, adaptar mis creaciones a las tendencias que marca la moda y a lo que las tiendas con las que trabajamos nos piden. Algo que hacemos porque vivimos momentos difíciles económicamente que nos han llevado a optar por tener menos clientes pero a que los pagos por pedidos sean seguros, ya que nos hemos visto en situaciones muy complicadas de impago de productos”, resalta Juan Manuel.

En cuanto a cómo definiría sus colecciones, el diseñador es claro: “son atrevidas porque yo también lo soy”. Divina osadía que hace diosas de las miradas a cada una de sus piezas. Así, en la actual colección de primavera verano denominada Resplandor, destacan grandes argollas de pedrería, largos pendientes con cuencas de cristal o collares con canutillos de piel, coquetas flores o pícaros flecos que en colores pistacho, naranjas, rojos, rosas o azules se funden a la piel de cada mujer bajo un aire étnico y retro.

Detalle de uno de los originales collares de la firma / Foto: David Domínguez
Detalle de uno de los originales collares de la firma / Foto: David Domínguez

“Todas mis creaciones son artesanas. Cada pieza, de la media de mil que se producen en cada temporada, es hecha a mano y mimada en todos sus detalles”, añade Juan Manuel. “Complementos que también se diferencian según la zona donde se venden, pues por ejemplo las que realizo en el taller de Tenerife son más vivas y coloridas que las que se hacen en los talleres de la Península, donde destacan más, dado el clima de esas zonas, las tonalidades sobrias”.

Asimismo, el diseñador anuncia que ya está ultimando su próxima colección de otoño invierno, en la cual rompe moldes para mostrar unas piezas espectaculares que son la esencia de la fantasía llevada a su máxima expresión.

Una colección de la cual nos mostró un adelanto y en la que destacan enormes pendientes de pedrería en caprichosas formas, tocados a base de plumas y diademas de flores en lentejuelas o collares de ensueño donde el artista juega con las longitudes y las formas para envolver de fantasía el cuello de la mujer.

Uno de los originales tocados de fiesta / Foto: David Domínguez
Uno de los originales tocados de fiesta / Foto: David Domínguez

“En esta colección me he centrado en collares tipo Channel con perlas y resortes, collares babero con grandes flores de ante, collares bufanda adornados con cuentas y que se pueden hacer en plata, cristal o dorado, que son muy elaborados y sofisticados, o collares con flecos que no solo adornan la parte delantera sino también la nuca, así como collares de dos vueltas seductores y originales. Todo en un abanico cromático que abarca desde el negro a los ocres con marrones y naranjas como colores estrella de la nueva temporada”, explica.

Respecto al mercado al que llegan sus creaciones, el diseñador indica que “actualmente trabajamos para Canarias y la Península, aunque puntualmente realizamos piezas para Santo Domingo, ya que una de las tiendas que nos venden productos, Bounty, dispone de punto de venta en el Caribe. De todas formas el mercado internacional es algo en el que de momento no pienso entrar porque es muy costoso y complicado y, además de haber mucha competencia, la situación económica actual no es la idónea”. Es por ello, por lo que hasta ahora Juan Manuel Izquierdo no ha acudido a ferias nacionales ni internacionales a exponer sus creaciones. “Prefiero esperar a ver si mejora la situación. No es buen momento”, puntualiza.

Collar babero. / Foto: David Domínguez.
Collar babero. / Foto: David Domínguez.

“La actual crisis nos ha llevado a rebajar precios y a buscar materiales más económicos para abaratas costos y poder vender las colecciones, materiales que traigo de Italia, Barcelona o París. Cuando alguien ve mis piezas piensa que son muy caras, pero en realidad no es así, pues la media oscila entre los 40 y los 70 euros, según modelo. Un precio que no es excesivo y que realmente no compensa lo que cuesta fabricar cada pieza y la capacidad inventiva de crearla. Pero, es la forma de que el producto sea factible para el cliente”, asevera.

Sobre los actuales puntos de venta de los complementos de la firma Izca, adscrita al colectivo Tenerife Moda del Cabildo Insular, su diseñador comenta que en Tenerife se pueden encontrar en muchas tiendas, como Bounty (donde también se venden complementos Izca para el hombre) Pasarela, Ikebana, Don Algodón, la antigua Tintoretto o Josep Peluquero. Además de otras cuatro tiendas en el municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz, una en La Palma y otra en Lanzarote. “Antes vendíamos en más tiendas, pero hemos tenido que retirar nuestros productos de muchas de ellas por falta de pago”, afirma.

El diseñador, durante la entrevista. /Foto: David Domínguez.
El diseñador, durante la entrevista. /Foto: David Domínguez.

En cuanto a si prevé abarcar otro tipo de complementos de moda en un futuro cercano o tal vez abrir de nuevo tienda propia, Juan Manuel apunta que “la idea es ampliar diseños, pero de momento estamos en stand by por la crisis. Es por ello por lo que hemos apostado por ser menos comerciales y centrarnos en un producto efectista y diferente en el que llame más la atención el diseño que los materiales en sí mismos. Respecto a abrir tienda propia la respuesta es no, pues prefiero tener muchos puntos para vender mi producto que no centralizarlo todo en uno solo que además pueda bloquearme mentalmente. Así que esa idea no la contemplo”, concluye.

Tocado para fiesta de Izca. /Foto: David Domínguez
Tocado para fiesta de Izca. /Foto: David Domínguez

En definitiva, cada pieza de la firma Izca es la reafirmación del arte del diseño. Es pasión, creatividad, exclusividad, espectacularidad y fantasía. Es glamour en estado puro, colores que hipnotizan, imaginación y fantasía al cien por cien con un único objetivo: hacer especial a la mujer que los luce.

Etiquetas