FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | Cuaderno de Bitácora | Vende humo y gansterismo | Joaquín Hernández

Sareb.
Quiero compartirlo en redes

Hace un años, exactamente un mes antes de las elecciones municipales y autonómicas, haciendo alarde de hombre comprometido con el sufrimiento de los españoles, sintiendo como propio el drama de millones de jóvenes desilusionados ante la perspectiva de vivir en la casa de sus padres de por vida, el presidente del gobierno de España, D. Pedro Sánchez anunciaba  que pondría a disposición de los desahuciados, los que buscan su primera vivienda en alquiler acorde con su sueldo de mileurista, 50.000 viviendas sacadas del antiguo banco malo, ahora llamado “Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria” abreviado “SAREB”.

Para refrescarles la memoria les diré que ese engendro de rollo macabeo llamado “activos tóxicos bancarios” ha sido la gran estafa del gobierno del PP. Decenas de políticos y empresarios pasaron de decidir el destino de cientos de miles de viviendas e hipotecas “tóxicas” de las cajas quebradas a ocupar altos cargos de los principales beneficiarios de aquellas medidas.

Esto es para lo que ha servido un bodrio creado por el exministro Luis de Guindo exprofeso para la mafia bancaria, Caixa, Banco de Santander, BBVA, grandes beneficiarios del “chiringuito” inmobiliario.

La estafa del “Banco Malo” es una de las mayores efectuadas en España, que sin embargo no ha pasado por los tribunales, tampoco por ninguna “comisión parlamentaria”, ríanse ustedes de la Gürtel, de los ERES andaluces, del caso Koldo o el del hermano de la  niña Isabelita, o su pareja, ni siquiera el caso tito Berni, nada eso es calderilla, el chocolate del loro para las decenas de miles de millones de euros estafados al pueblo español al amparo y con la anuencia del gobierno del PP de Mpunto Rajoy y ahora con el de Pedro Sánchez. Pero mejor vamos con datos reales:

Sareb adquirió inmuebles, créditos y suelo por valor de 50.781 millones de euros después de aplicar un descuento medio del 52% sobre el que tenían en las entidades. Es decir, activos contabilizados en las entidades bancarias nacionalizadas por 107.121 millones de euros, fueron adquiridos por el “banco malo” por 50.781 millones. ¿Negocio redondo? Pues no. Porque se traspasaron, incluso con esa rebaja, mucho más caros de lo que realmente valían. La Comisión Europea indicó en diciembre de 2012, que el descuento medio con el que Sareb debería haber adquirido los activos era de un 72%. Es decir, suponía casi 20 puntos porcentuales sobre el valor bruto de traspaso realmente practicado. Se compraron los inmuebles, el suelo y los créditos por 18.000 millones de euros más de lo que valían. No mereció todo esto titular significativo alguno por parte de los grandes medios de comunicación, seguramente porque estaban en ese momento contando las tropelías fiscales del entonces jefe del Estado… (ironía que no deja de ser dolorosa).

Sareb compraba muy caras las 55.700 viviendas y unos 30.000 activos anexos, como plazas de garaje y trasteros, más de 185.000 metros cuadrados en oficinas, una treintena de hoteles, 150.000 metros cuadrados de superficie alquilable en centros comerciales y 13 millones de metros cuadrados en solares, de los que un tercio tienen la consideración de suelo urbano. Se convertía en la empresa inmobiliaria más importante de España y una de las primeras de la Unión Europea.

¿Y cómo se pagaban estos activos?

Porque la historia de los “bancos malos” nos muestra que pueden ser empresas del Estado, mixtas o solo privadas. Aquí la clave era que pagásemos todas y todos, pero sin que la gente fuera consciente. Y para eso, Luis De Guindos, a martillazos, cuadró el círculo. Ponemos el dinero, pero sin que se note.

Había que conseguir que Sareb fuera una sociedad “que no formase parte del sector de Administraciones Públicas”. Y por eso, en el capital de la mercantil, el Estado a través del FROB, puso “solo” el 45% del capital inicial de 1.200 millones. El resto lo aportaron catorce bancos nacionales (Santander, Caixabank, Banco Sabadell, Banco Popular, Kutxabank, Ibercaja, Bankinter, Unicaja, Cajamar, Caja Laboral, Banca March, Cecabank, Banco Cooperativo Español y Banco Caminos); dos bancos extranjeros, (Deutsche Bank y Barclays Bank), una eléctrica (Iberdrola) diez aseguradoras (Mapfre, Mutua Madrileña, Catalana Occidente, Axa, Generali, Zurich, Reale, Pelayo, Asisa y Santa Lucía).

Pero con 1.200 millones no se podían adquirir casi 51.000 millones en activos sobrevalorados. Y ahí entró en juego la imaginación. El “banco malo” emitió bonos, títulos de deuda por valor de 50.781 millones de euros. Como os podréis imaginar, una sociedad que compraba “basura” a precios elevados, no sería sencillo que fuera mirada con ojos “golosones” por parte de los mercados. Pero para esas cosas está el Estado, que avaló esos títulos para convertir la chatarra en un coche de lujo, en un título válido.

En definitiva, la Sareb fue financiada con recursos públicos que suponían un 95,31% del total, pero el porcentaje de propiedad accionarial público solo sería del 45,68%. Al mismo tiempo, los socios privados que solo aportaban solamente el 4,69% de la financiación total, se quedaban con el 54,33% de las acciones.

Todos hemos visto películas que describen robos menos descarados que el que os estoy relatando. Sobre todo, porque hay gente que desconfía del papel que juegan en Sareb las entidades bancarias que forman parte de su accionariado porque es evidente que podrían existir conflictos de intereses, al ser al mismo tiempo propietarios y competencia de esta sociedad.

Se consiguió el objetivo, el Estado ha aportado más de 52 mil millones de euros entre capital, deuda subordinada y deuda avalada. Pero tiene una participación minoritaria en el capital para evitar que las pérdidas de Sareb computen como déficit público y la deuda sea considerada como pública. La máxima ilusión de los que han pergeñado el plan es que consiguieron durante estos años que la deuda no computase ni en las cuentas públicas, ni tampoco en el de las entidades.

La conclusión de toda esta martingala invertida es que la banca ha vendido dos veces, la primera quitándose de encima la mierda de los “activos tóxicos” saneando su cuenta, la segunda vendiendo esos “activos” propiedad del Sareb a fondos buitres duplicando su valor.

La verdad es que poco sabemos del SAREB, y menos sabremos cuando se haya liquidado.

D. Pedro nos vendió humo y algunos ilusos le creyeron…

¡¡puta mierda de país de ladrones y mafia!!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad