FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Precariedad | Salvador García Llanos

El Centro ‘Reina Sofía sobre adolescencia y juventud’, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), ha elaborado un informe titulado ‘Radiografía del (des)empleo juvenil en España (2007-2022)’ que analiza las siguientes cuestiones: la empleabilidad y el paro juvenil desde la crisis de 2008 hasta la actualidad, las características y condiciones laborales del empleo juvenil, los factores estructurales que sitúan a la juventud en una posición de vulnerabilidad, el impacto de la pandemia sobre el mercado de trabajo y algunas reflexiones en torno al futuro del empleo juvenil. La conclusión es que los problemas derivados del desempleo y la precariedad entre la juventud se han convertido en un reto que sigue condicionando a la sociedad.

Nos hemos ocupado de los jóvenes españoles en numerosas entradas anteriores. Las tasas de desempleo y de temporalidad son indicadores de obligado tratamiento cuando se aborda el asunto desde el ángulo laboral. Según Stribor Turic Jardelis, técnico de Investigación Social, especializado en trabajo, cultura y juventud, participante en el estudio aludido, la tasa de desempleo para jóvenes de 16 a 29 años analizada en tres grupos de edad, muestra que en 2008 (cifras del segundo trimestre, EPA-INE) para el grupo de 16 a 19 años era del 41 %; para el grupo de 20 a 24 años del 18,5% y para el grupo de 25 a 29 años era del 11,7 %.

Todos estos porcentajes aumentaron drásticamente en los primeros años de la crisis de 2008, especialmente para el grupo de menos edad. En 2013 se registraba un alarmante 73 % de paro en el grupo de 16 a 19 años, un 53,6 % entre jóvenes de 20 a 24 años y un 33,7 % entre quienes tenían de 25 a 29 años. En los años posteriores, se observó una mejora paulatina (a excepción de los datos para 2020 con la crisis de la Covid-19) hasta llegar a reflejar en el primer trimestre de 2022 un 46,4 % de paro para los y las más jóvenes, un 26,7% para el grupo intermedio y un 18,3 % para los y las jóvenes de más edad; aún lejos de la tasa de paro general del 13,6 %. Como vemos, a pesar de la mejora relativa en los últimos años, no se ha llegado a alcanzar niveles inferiores a los registrados antes de la crisis de 2008.

Por lo que respecta a la tasa de temporalidad, en los últimos 25 años entre el 69 % (2009) y el 93 % (2014) de las y los jóvenes de 16 a 19 años asalariados eran temporales. Algo inferiores son las cifras de temporalidad de jóvenes entre 20 y 24 años, entre el 50 % (2009) y el 74% (2016); y entre el 36,9 % (2009) y el 49,8 % (2017) de jóvenes de 25 a 29 años.

La última reforma laboral en España (diciembre 2021), según Turic, modifica por primera vez en décadas la receta de que un mercado de trabajo más flexible supone mayores y mejores niveles de empleo. Se ha potenciado la contratación indefinida modificando las fórmulas contractuales y, en especial, eliminando la contratación por obra y servicio y restringiendo las condiciones para la contratación temporal.

Aunque hay elementos que se podrían cuestionar de la reforma, y su impacto a medio y largo plazo (especialmente en el contexto de incertidumbre actual) están por examinar, los primeros cambios han sido muy significativos: en el segundo trimestre de 2022, la tasa de temporalidad para jóvenes de 16 a 29 años ha pasado a ser de 47,18 % y la tasa de desempleo a 20,45 %, las más bajas desde hace más de una década.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario