Salud Sanidad

SANIDAD | Alejandra Jiménez: “No todos los pacientes que tienen una traqueostomía presentan disfagia”

EBFNoticias | 

“No todos los pacientes que tienen una traqueostomía presentan disfagia”, advirtió la logopeda Alejandra Jiménez Álvarez en el reciente XXXVI Congreso Regional de la Asociación Canaria de Neumología-Neumocan, en su intervención sobre el papel de la logopedia en la rehabilitación de los pacientes traqueostomizados.

Alejandra Jiménez Álvarez, logopeda del Servicio de Rehabilitación del CHUC y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias, destacó lo importante de la intervención profesional con estos pacientes para que puedan alimentarse vía oral.

Explicó que “normalmente, se asocia traqueostomía con disfagia, que es la imposibilidad de tragar alimentos líquidos y/o sólidos por una afectación funcional o estructural de una o más partes de la deglución”. Esto hace que, a menudo, al paciente ingresado con traqueostomía se le retrase la alimentación oral, porque se piensa que puede padecer una disfagia. “Es verdad que pueden tener más probabilidades de presentarla, ya que la traqueostomía puede afectar a la hora de tragar en el ascenso laríngeo, la sensibilidad, la coordinación entre respiración-deglución, la tos (protege la vía área) y la presión subglótica (aire que va desde la tráquea a la vía aérea superior)”.

Puede ocurrir cuando al paciente se le hace una traqueotomía programada, de urgencia, o cuando lleva mucho tiempo intubado (más de 15 días y todavía precisa de ventilación mecánica). “Todo esto puede influir en una debilidad de la musculatura deglutoria, por eso es conveniente que sea valorado por el logopeda para ver si la musculatura, el ascenso laríngeo, la sensibilidad, etc. están preservadas y el paciente puede comer o necesita intervención logopédica previa”.

Habitualmente, prosigue la especialista, “a los logopedas nos relacionan más con estos pacientes en ayudarles a volver a hablar, más que en ayudarles a volver a comer”. A diferencia de los laringectomizados, que no van a poder hablar nunca más con voz laríngea, los traqueostomizados sí siguen teniendo laringe y cuerdas vocales, aunque para poder hablar se tienen que tapar la cánula de la traqueostomía. “Así que se suele relacionar el trabajo de los logopedas con esta parte del habla, cuando también trabajamos la musculatura deglutoria, que puede estar atrofiada por el desuso durante un tiempo, sobre todo si el paciente está en Unidades de Cuidados Intensivos”.

De ahí su intervención sobre este otro papel fundamental del logopeda, que puede determinar el momento en que estos pacientes con una traqueostomía pueden iniciar su alimentación por vía oral.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario