Administración local ANIMALES Cabildos Canarias Ciencia Fauna MUNICIPIOS CANARIOS POLÍTICA Servicios públicos SOCIEDAD TENERIFE UNIVERSIDAD

NATURALEZA | Un estudio de la ULL mide el nivel de estrés de los calderones por la actividad humana

EBFNoticias |

La revista Sustainability, en su edición especial “Sustainable Conservation of Marine Mammals: Latest Advances and Prospects”, acaba de publicar un trabajo que da cuenta de la toma de medidas de las poblaciones de calderones tropicales en tres localizaciones del Atlántico Norte, para tener referencias que permitan evaluar mejor el estrés que produce a estos animales actividades humanas cercanas como, por ejemplo, la observación comercial de cetáceos. La autora principal del artículo es Patricia Arranz, del Departamento de Biología Animal de la Universidad de La Laguna, y participan también investigadores de Dinamarca, Islandia, Canadá, Australia y Países Bajos.

El calderón tropical (Globicephala macrorhynchus) es una especie de cetáceo odontoceto (es decir, con dientes) de buceo profundo, de las más comunes para la observación comercial de cetáceos a nivel mundial. Un estudio reciente demuestra que el ruido de los barcos puede alterar el comportamiento de esta especie, reduciendo la tasa de descanso de las madres y de lactancia de las crías. La alteración de períodos críticos de descanso y lactancia puede afectar potencialmente de forma negativa al rendimiento de alimentación y balance energético de los individuos, con posibles efectos poblacionales a largo plazo.

Para evaluar esos efectos potenciales de factores de estrés producidos por el ser humano (antropogénicos) en la salud de los animales, es necesario medir previamente las variaciones morfológicas de los animales (morfometría), la dimensión relativa de sus partes corporales respecto al conjunto (alometría) y su condición corporal.

Utilizamos fotogrametría aérea para caracterizar la morfometría corporal, las relaciones alométricas y la condición corporal en diferentes clases reproductivas de calderón tropical en libertad en tres localizaciones del Atlántico Norte: Tenerife, (Canarias), Terceira (Azores) y Dominica (Antillas Menores), explica la investigadora. La longitud total de las crías fue en promedio de 2,37 metros (SD = 0,11), los juveniles, de 2,90 (SD = 0,18) y los adultos, de 3,72 (SD = 0,44). La medida SD refleja la “desviación estándar”, una medida de la dispersión de los datos.

Los resultados muestran que el calderón tropical presenta un cuerpo elíptico en su sección transversal, la cual es más aerodinámica en la región del pedúnculo y la cola de ejemplares adultos. El desarrollo de capacidades aerodinámicas y de flotabilidad son necesarias para una locomoción hidrodinámica eficiente a profundidad.

Como en otras especies con dimorfismo sexual, presenta un crecimiento alométrico en todas las clases reproductivas, con una relación lineal entre la longitud total del individuo, el tamaño de la cabeza y la aleta caudal, responsable de la hipertrofia típica de estas estructuras en machos adultos de la especie.

La condición corporal no presentó diferencias significativas entre clases reproductoras y localizaciones en el presente estudio, oscilando entre -34,8 y +52,4% (valores positivos y negativos indican una condición mejor y peor, respectivamente, que un calderón promedio). Los resultados son relevantes a efectos del monitoreo a largo plazo del estado de salud de los individuos y contribuyen, por tanto, a la mejor comprensión de la vulnerabilidad de las poblaciones de calderón tropical a los factores de estrés antropogénicos, con implicaciones directas en la gestión de sus poblaciones.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario