FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Poder adquisitivo alto | Salvador García Llanos

En la segunda mitad de la década de los sesenta, se empezó a hablar de “turismo de calidad”, un concepto no acuñado y cuyo significado asociábamos a viajeros que disponían de recursos para gastar. Claro, la especulación con los precios no se había desatado, las divisas europeas cotizaban al alza, la peseta, aunque inferior, se mantenía estable largas temporadas y la industria sin chimeneas, que así se la denominaba entonces, comenzaba a alcanzar cuotas de pujanza. Ya en los setenta, con mercados emergentes que buscaban su consolidación para conquistar destinos turísticos que ganaban en proyección y cualificación, el turismo de calidad era identificado como el de una mayor capacidad de gasto, el que dejaba propina o el que lucía bolsillo fuera del hotel. Desde entonces, independientemente de los vaivenes y de los cambios en la interdependencia económico-financiera, se ha entablado una feroz pugna con tal de situarse lo mejor posible en el segmento oferta-demanda. Siendo difícil acuñar el concepto, de modo que la idea de la competencia se desarrollara y favoreciera la entrada de otros factores, lo cierto es que de aquel turismo de calidad hemos pasado a la captación de nuevos perfiles de viajeros para hablar ahora de “turistas de poder adquisitivo alto”.

La versión oficial es que Tenerife los busca para estabilizar el sector. Con ese planteamiento estará presente en una de las convocatorias promocionales más importantes del año, la World Travel Market (WTM), en Londres, incidiendo en su diversidad como destino para captar nuevos perfiles de viajeros.

En un comunicado, el presidente del Cabildo, Pedro Martín, ha recordado que “Reino Unido sigue siendo nuestro principal y tradicional mercado emisor y acudimos a esta feria con el objetivo de mostrar toda la diversidad de nuestro destino para captar nuevos perfiles de viajeros con mayor conciencia sobre el territorio que tengan interés en la cultura, la arquitectura, la gastronomía, el patrimonio o la naturaleza de la isla”.

Además, ha resaltado “la importante conectividad aérea que tiene en la actualidad Tenerife, con ciento diez rutas en veinticinco países”; y recuerda que “la estrategia insular pasa por continuar abriendo el destino a nuevas ciudades del continente americano y de Oriente Medio, además de consolidar otros mercados emergentes para no depender tanto de los clientes tradicionales y tener otras alternativas abiertas”.

Más de treinta reuniones con turoperadores, líneas aéreas y medios de comunicación británicos aguardan a la delegación tinerfeña. En el caso de los grandes operadores turísticos, aseguró que la estrategia irá enfocada a la preparación de la próxima temporada de verano.

En el mismo comunicado se hace hincapié en la importancia del turismo británico para la isla. Efectivamente, la directora insular de Turismo del Cabildo de Tenerife, Laura Castro, señaló que “las llegadas de Reino Unido mantienen una evolución creciente desde abril. A finales de septiembre habían llegado a la isla un millón seiscientos sesenta y un mil quinientos cincuenta y seis viajeros, solo un 1,6 por ciento menos que en el mismo periodo de 2019, año prepandemia en el que Tenerife batió cifras récord de llegada de turistas”.

En esta línea, la representante insular recuerda que para esta temporada de invierno Tenerife cuenta con un total de cuatro millones ciento cincuenta y cinco mil quinientas setenta y cinco plazas aéreas regulares.

“Es la mejor cifra de nuestra historia, con trescientas mil plazas más que en el invierno de 2018-2019. Por eso, nuestro objetivo en la World Travel Market se centra en captar a perfiles de poder adquisitivo alto, en reforzar la conectividad y en dar a conocer la diversidad del destino, cuestiones que nos permitan hablar de ingresos turísticos en lugar de número de turistas”, dijo.

Por su parte, el consejero delegado de Turismo de Tenerife, David Pérez, expuso que “Tenerife es el principal destino de invierno de Reino Unido. Somos líderes y además contamos con una conectividad de alrededor de trescientos vuelos semanales”.

El objetivo que se propone en Londres, por tanto, “es inspirar a nuevos perfiles de viajeros, ávidos de vivir nuevas experiencias en nuestro destino relacionadas con el turismo activo y la naturaleza, la gastronomía, el patrimonio o la cultura, y atraer a esos viajeros que no se plantean nuestro destino en función de las experiencias y la diversidad que ofrece Tenerife”.

Los retos están claros. Más ingresos, mayor impacto económico. Veamos, tras la feria de Londres, los resultados.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario