FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cuando Cristina García Ramos entrevistó a Adolfo Suárez | Salvador García Llanos

Cristina García Ramos | Foto: captura TVE

Tuvimos oportunidad de recordar con la periodista tinerfeña Cristina García Ramos, minutos antes del acto convocado por la Fundación Diario de Avisos para la entrega de los premios ‘Taburiente’ en el Teatro Guimerá, aquel episodio en el viejo aeropuerto de Los Rodeos, al que llegaba en su primer viaje oficial a Canarias el que fuera presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Cristina ya andaba en Televisión Española (TVE), aún en blanco y negro, en donde inició una brillante trayectoria periodística. Desde Madrid le habían encargado que tomase como fuese unas declaraciones del presidente. Tendrían el valor de ser las primeras en Canarias y un significado singular en el contexto de la preautonomía que se estaba fraguando.

La periodista andaba nerviosa, por si no conseguía su objetivo. No había mucha experiencia en visita de personalidades y la cobertura consiguiente y tampoco había indicaciones muy concretas sobre la fórmula escogida: si rueda de prensa, si se acercaba a una dependencia del edificio terminal (sala de autoridades) o si atendía a los medios a pie de avión antes de iniciar el recorrido del programa oficial que incluía un desplazamiento a La Gomera.

Por allí andábamos, en una de las primeras misiones informativas al margen del deporte que nos encomendó el padre José Siverio desde la dirección de Radio Popular de Tenerife. Y allí estaban, entre otros, Rafael Clavijo, presidente del Cabildo Insular de Tenerife; y Alfonso Soriano, que se estrenaba como presidente de la Junta de Canarias. Recordamos que antes de empezar se discutía sobre quien antecedía en la prelación de autoridades: recordamos a Clavijo tomando del brazo a Soriano para que le antecediera.

Cristina García Ramos estaba allí, nerviosa y pizpireta, sin ánimo de lucimiento personal pero sí predispuesta a cumplir con el cometido que le habían asignado. Cuando Suárez se acercó al lugar reservado a las autoridades, la periodista rompió el corrillo que formaban periodistas, acompañantes y agregados y se acercó, la primera, hasta el mismísimo presidente del Gobierno, que la atendió y respondió a sus preguntas.

¡Lo había conseguido! Cuando finalizó, volvía sonriente a la fila de autoridades, donde se abrazaba a Clavijo y a Soriano, que la felicitaban. Misión cumplida, en medio de las incógnitas y las incertidumbres del momento. Ella misma se encargaría luego de completar la pieza –con el revelado, la edición y el envío a Madrid-  para que la primera edición del Telediario incluyese las primeras imágenes y la primeras palabras de Adolfo Suárez en Tenerife.

Fueron unos momentos cuya evocación nos permitió rescatar el significado del periodismo de alcance, el más puro y noble. García Ramos, discípula de Alfonso, copresentadora junto a José Antonio Pardellas, del espacio ‘Panorama de actualidad’ y del primer ‘TeleCanarias’ que se hizo en la tierra, acreditaba arrojo periodístico y solvencia profesional.

Nada tiene de extrañar que luego marchara a Madrid y prolongara una carrera de éxitos. Su rostro, su estilo y su acento conquistaron a los seguidores de ‘300 millones’, como también lo hicieron cuando presentó y dirigió, en 1993, el espacio decano sobre crónica social en las televisiones del país, ‘Corazón, corazón’.

Cristina García Ramos fue una de las galardonadas con el premio ‘Taburiente’. Su intervención en el Guimerá también se ganó el afecto y el respeto de loa asistentes que la premiaron con una prolongada ovación.30

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario