FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

OPINIÓN | Qué nombre y apellidos puedo poner a mis hijos | Juan Miguel Munguía Torres

Elegir el nombre de un/a hijo/a siempre es una decisión complicada, pero no completamente libre. En más de una ocasión han trasSendido en los medios casos de padres creativos (o frikis) que han tenido que batallar con el Registro Civil para poder ponerles a sus hijos el nombre deseado, siendo alguno de los más sonados el de “Lobo” o el de “Goku”.

La Ley de 8 de junio de 1957 sobre el Registro Civil (así como el Decreto de 14 de noviembre de 1958 por el que se aprueba el Reglamento de la Ley del Registro Civil) establece en su articulado la prohibición de los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, los que hagan confusa la identificación y los que induzcan a error en cuanto al sexo o sean humillantes o denigrantes. “Se considera que perjudican objetivamente a la persona los nombres propios que, por sí o en combinación con los apellidos, resultan contrarios al decoro”.

Los nombres diminutivos, así como los apelativos cariñosos, familiares o coloquiales tampoco están permitidos salvo que hayan alcanzado popularidad. De esta forma, podemos encontrar nombres como Lola o Rosita, con notoriedad suficiente y varios registros a sus espaldas, mientras que otros como “Jaimito” podrían ser rechazados. No obstante, la Ley de Identidad de Género que entró en vigor el 15 de marzo de 2007 matiza la prohibición que figuraba en la Ley del Registro Civil.

Por otro lado, existe la posibilidad de combinar los apellidos de ambos padres para formar un primer apellido compuesto. Esta unión puede hacerse para preservar un apellido en peligro de desaparecer o para combinar dos muy comunes. En este caso, el segundo apellido del recién nacido será o el segundo del padre o el segundo de la madre. También se puede eliminar un apellido en caso de que este pueda afectar negativamente al recién nacido. Y la decisión de realizar un cambio de apellido no debe tomarse a la ligera, ya que la modificación es irreversible.

munguia@munguiaabogados.com

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario