INTERNACIONAL Solidaridad

19 AGOSTO | Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

La respuesta a la crisis de Ucrania, uno de los más de 171 proyectos humanitarios de Cruz Roja Española en Cooperación Internacional

EBFNoticias | 

A las amenazas naturales -como los terremotos, los huracanes, o las sequías- se suman la violencia, o los conflictos como causas que provocan el sufrimiento de millones de personas en todo el mundo, en especial, en las zonas donde existe más vulnerabilidad. El personal de asistencia humanitaria trabaja para revertir los efectos de estas situaciones y contribuir a la recuperación a largo plazo de todas las zonas afectadas por los conflictos o desastres naturales.

Es el caso de Ucrania, y la situación que viven desde hace seis meses con la escalada del conflicto, que ha afectado principalmente a las provincias de Donetska, Kharkivska y Luhanska, pero también al sur (Odesa) y Járkov, la segunda ciudad de Ucrania más próxima al Dombás,; la situación ha provocado que casi un tercio de la población se haya visto obligada a huir de sus hogares, mientras millones de personas permanecen en zonas de intensos combates con necesidad urgente de asistencia humanitaria y protección. Aunque el número de personas que se trasladan a países vecinos actualmente es mucho menor que al comienzo del conflicto y 2,5 millones de personas habrían regresado al país, se estima que el número de desplazados internos en Ucrania es ya de 7,13 millones de personas, más de la mitad de los cuales residían originalmente en las regiones orientales del país. Esta situación está provocando unas necesidades cambiantes en las distintas regiones del país, en función de la evolución del conflicto y los flujos de desplazados que éste genera.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja trabaja sin descanso desde hace más de 8 años en las regiones afectadas, que han intensificado su respuesta en todo el mundo debido a los movimientos migratorios provocados por el conflicto, y es que más de 18 millones de personas se han visto afectadas, y cerca de 10 millones han cruzado las fronteras, siendo Polonia el país que ha recibido a casi la mitad de ellas en primera instancia. En Ucrania, la Cruz Roja ha atendido a 5,4 millones de personas, respuesta que se extiende por todo el continente europeo donde la Cruz Roja está atendiendo en 15 países a las personas que se han visto obligadas a huir del país. En España, han sido más de 112.000 las personas atendidas por Cruz Roja en el sistema de acogida. Cruz Roja Española ha desplegado en los seis meses que dura la escalada del conflicto a 32 delegados y delegadas internacionales en distintas rotaciones para colaborar con la Federación Internacional de la Cruz Roja en la gestión del voluntariado, logística, coordinación sobre el terreno, distribuciones, asuntos de protección de género e inclusión, salud, agua y saneamiento, despliegue y atención de albergues, medios de vida y soporte en remoto del software desarrollado en España para la gestión de voluntariado en las Sociedades Nacionales.

En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, que se celebra el 19 de agosto, Cruz Roja recuerda a personas afectadas por crisis humanitarias y rinde homenaje a las personas que prestan servicio humanitario, y en especial, a todas aquellas personas que han perdido la vida durante esta labor.

A lo largo de estos años, Cruz Roja Española ha apoyado proyectos de emergencias en situaciones como el terremoto de Haití de 2010 y el del pasado agosto de 2021, la explosión del puerto de Beirut de agosto de 2020, los huracanes de Centroamérica en octubre de 2020, las recurrentes escaladas de violencia en Gaza y Cisjordania o los tifones en Filipinas.

La respuesta internacional de Cruz Roja Española

En lo que va de año, Cruz Roja Española lleva realizadas 105 misiones, 50 en África, 11 en América y 44 en Europa, Asia y Oriente Medio. A día de hoy, en ejecución se encuentran 171 proyectos: 78 África, 48 América, 30 en Europa, Asia y Oriente Medio y 15 globales, en los que participan 4.681.684 personas.

En 2021 la cifra llegó a las 7.364.956 personas beneficiarias en los 159 proyectos totales en los que participaron hasta 96 delegados y delegadas españoles.

La mayor parte de los proyectos están encaminados a atender a personas afectadas por desastres, personas sin medios de vida, o personas migrantes y refugiadas; sin embargo, también se contemplan medidas para mujeres en dificultad, personas afectadas por violencias o conflicto, con problemas de salud, entre otras.

Entre otras operaciones humanitarias, además de Ucrania, en 2022 Cruz Roja se ha centrado especialmente en los movimientos de población en América, tanto en América del Sur procedentes de Venezuela, como en el triángulo norte de Centroamérica – El Salvador, Guatemala y Honduras y la tensión social e inseguridad en Haití. En los próximos meses Cruz Roja va a prestar especial atención a la crisis alimentaria en África, la más grave en décadas con 323 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria severa. Cruz Roja Española ya está desarrollando 16 proyectos de asistencia humanitaria en Burkina Faso, Malí, Níger, República Democrática del Congo y Senegal   que benefician a 1.203.065 personas con acciones como distribución de alimentos y de entregas en efectivo para cobertura de necesidades básicas, prevención y tratamiento de la malnutrición o el apoyo a la reactivación y diversificación agrícola y ganadera. Se prevé que esta situación empeore a lo largo de 2023, como consecuencia del impacto del conflicto en Ucrania en el comercio y en el precio de alimentos básicos, la pobreza endémica, la crisis del clima y la violencia en varios países de la región.  Por ello, Cruz Roja espera aumentar la respuesta humanitaria contribuyendo a los esfuerzos de la Federación Internacional para atender las necesidades humanitarias en 17 países de la región.

Por otro lado, el Comité Internacional de la Cruz Roja ha estado presente en Afganistán desde 1987 trabajando para proteger y ayudar a los necesitados en áreas controladas por los talibanes durante años, por lo que se tienen canales abiertos con líderes locales y de alto nivel, y se continúa trabajando mano a mano con la Sociedad de la Media Luna Roja Afgana para ayudar a aquellos cuyas vidas han sido marcadas por la guerra.

Actuar para salvar vidas:  el compromiso del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

Desde Alepo, Mosul, Saná, hasta Marahui, Donetsk o Irpín… Ciudades y pueblos se encuentran hoy entre los principales campos de batalla de conflictos armados.

Por eso, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabaja sin descanso para prevenir y responder a las consecuencias humanitarias; a medida que hay más gente que nunca en los pueblos y ciudades de todo el mundo, el horror y el sufrimiento de la guerra urbana aumenta. Los barrios se convierten en el frente de batalla, lo que obliga a los civiles a correr para salvar sus vidas o refugiarse en cualquier lugar, en medio de una destrucción generalizada; a menudo, sin encontrar un sitio seguro donde esconderse.

Esta realidad es inaceptable.

Al trabajar juntas, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja se esfuerzan por fortalecer su capacidad colectiva para proteger y ayudar a las personas, e influir en aquellos momentos y lugares que pueden marcar la diferencia en el campo de batalla.

Las actuaciones de la acción humanitaria que salvan vidas son el corazón de su mandato, con responsabilidad hacia los millones de personas y familias cuyas vidas han sido, o serán, destrozadas por la guerra. Para ello, moviliza su formidable fuerza y ​​garantiza que la devastación se minimice o incluso se prevenga en el futuro.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario