ISLAS Negocios Noticias de Empresa Obras

EMPRESAS | La aportación de Santiago Santana Cazorla en la construcción y obra pública en canarias

Santiago Santana Cazorla.

EBFNoticias | EFE | Foto: EFE | 

Propietario de la multinacional de capital canario Grupo Santana Cazorla, Presidente de las cadenas hoteleras europeas Aldiana y Anfi, y un referente en proyectos de revitalización de las Islas Canarias, como el proyecto Anfi Tauro, Santiago Santana Cazorla es un empresario clave en el desarrollo económico de la comunidad canaria.

En especial por su participación en la construcción de proyectos ligados a la obra pública, como los muelles de Arinaga y de Sardina del Norte, las instalaciones deportivas del Campus de la ULPGC, y en la obra del Edificio de Juzgados de Las Palmas de Gran Canaria.

“Empecé trabajando como chófer de camiones, hasta que un buen día compré uno propio y pronto pude hacerme con un segundo. Comencé así a trabajar junto a uno de mis hermanos distribuyendo materiales de construcción, lo que posteriormente nos permitió hacer algo de obra pública”, comentó Santiago.

Los orígenes del Grupo Santana Cazorla se encuentran como tractorista y distribuidor de materiales de construcción. En su recorrido desde el mundo agrícola hasta la construcción, Santiago Santana Cazorla participó ocasionalmente en trabajos de obras significativas dentro de las Islas Canarias y en la gestión de terrenos, contribuyendo al crecimiento del grupo de manera progresiva, utilizando sus propios recursos y beneficios que se obtenían para avanzar dentro del sector.

La historia detrás del surgimiento del Grupo Santana Cazorla

Durante el inicio de los años 70, el Grupo Santana Cazorla era una empresa de menor escala dedicada al transporte y a la construcción, gestionada por los hermanos Santana. En los comienzos, el grupo se enfocó en el trabajo de obras públicas y civiles con proyectos como el de la Playa del Inglés y el muelle Pasito Blanco utilizando sus propios recursos como potabilizadoras y camiones de transporte. Progresivamente adquirieron la maquinaria, materiales e instalaciones para optar por trabajos de mayor escala dentro de la industria.

No obstante, en los años 80 muchas empresas comenzaron a resentir las secuelas de la crisis económica que se venía arrastrando desde hace unos años atrás. La empresa de Santana Cazorla se encontraba en una posición favorable que le permitió dar el paso de hacer subcontratas de grandes obras de Madrid a convertirse en una empresa con ingeniería propia: “Tenían la tecnología y la experiencia, y nosotros la maquinaria pesada y las instalaciones. Les hacíamos las obras porque para ellos era poco rentable implantarse aquí. Y así fuimos cogiendo experiencia a la sombra de ellos y formando buenos equipos humanos”.

Simultáneamente, con el auge de la construcción de obras públicas en Canarias y el crecimiento de su turismo a gran escala, el grupo Santana Cazorla toma provecho de su posición estratégica en la industria para abordar mayores planes de urbanización y permutación con los propietarios de los suelos en las Islas. “Cuando entré en el turismo lo hice a pecho descubierto. Al tener la infraestructura, nos dedicamos a urbanizar y permutar con propietarios de suelos… Y aunque no teníamos demasiada experiencia, sí veíamos que lo importante era tener un suelo bien situado y buscar profesionales que supieran llevar el turismo”, declaró Santiago Santana Cazorla.

Santiago Santana Cazorla gran impulsor del sector turístico

Así, con el soporte, los recursos adecuados y en sociedad con inversores nacionales, el grupo se embarca en una serie de planes de construcción para impulsar el sector vacacional de la zona. Comenzaron con un conjunto de complejos en Pasito Blanco, en Burras y en Patalavaca, y el gran proyecto Taurito, que incluyó el Hotel Taurito Playa y el Aparthotel Lago Taurito.

Con el éxito en los proyectos de construcción de establecimientos turísticos en las Islas, el conglomerado empresarial de Santana Cazorla comenzó a realizar otras inversiones estratégicas en las áreas de promoción inmobiliaria, automoción y otros servicios auxiliares en otras provincias españolas. Dentro de la comunidad de Madrid, participó en la inversión de proyectos de renombre como el Hotel de La Castellana, promotoras y residencias universitarias.

El negocio constructor del grupo Santana Cazorla se continúa manifestando fundamentalmente en la obra civil, desarrollando diversos proyectos como autopistas o puertos. Este sector representa para el grupo el núcleo de sus líneas de negocio en relación a su rentabilidad, la calificación general del equipo humano, las sinergias con el resto de los integrantes y su función generadora de recursos financieros.

AGENCIA EFE S.A. no se hace responsable de la información que contiene este mensaje y no asume responsabilidad alguna frente a terceros sobre su íntegro contenido, quedando igualmente exonerada de la responsabilidad de la entidad autora del mismo.