Seguridad y Emergencias

EMERGENCIAS | El SUC destaca la importancia de los primeros intervinientes en los accidentes de tráfico

Foto: archivo.

EBFNoticias | 

La intervención de las personas que presencian un accidente de tráfico puede ser de vital importancia para evitar que se produzcan más daños y prestar ayuda a los afectados hasta la llegada de los recursos de emergencias. Por este motivo el SUC, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, recuerda que esta primera asistencia puede ser clave para la supervivencia de los heridos y para minimizar sus posibles secuelas.

Cuando presenciamos un accidente de tráfico debemos poner en práctica la conducta PAS (proteger, alertar y socorrer). En primer lugar tenemos que proteger la zona, por lo que debemos detenernos en un lugar seguro que nos permita valorar la situación y asegurarnos de no correr riesgos propios o ajenos a la hora de actuar, evitando que se generen situaciones de peligro añadidas. A continuación, es necesario alertar a los servicios de emergencia llamando al 1-1-2 y facilitar toda la información que ayude a la localización del incidente. Finalmente seguiremos las indicaciones del coordinador sanitario, un médico o un enfermero del SUC, sobre las acciones a seguir en cuanto a seguridad y a la primera asistencia a los afectados hasta la llegada de las ambulancias.

Cuando se alerta al 1-1-2 es imprescindible responder a las preguntas que se realizan con la mayor precisión posible. Durante la conversación se está activando la ayuda, no se pospone hasta que termine. Además, es de especial importancia indicar de la forma más concreta posible el lugar donde se ha producido el accidente. Si ha tenido lugar en una autopista o autovía, es necesario señalar el sentido en el que circulan los vehículos, ya que ese dato es imprescindible para minimizar los tiempos de llegada de los recursos de emergencias.

En este sentido, se debe tener en cuenta que durante la llamada al teléfono único de emergencias el alertante siempre contará con la ayuda de un coordinador sanitario, que le facilitará mediante teleasistencia cómo proceder de forma adecuada y no empeorar la situación. En estos casos el ciudadano se convierte en “los ojos y las manos del SUC” hasta la llegada de los recursos de emergencia. Son precisamente los datos que se facilitan, prestando especial importancia al nivel de consciencia, su respiración y la movilidad del afectado, los que permiten al personal con el que habla, identificar el tipo y el número de recursos sanitarios más adecuado a la situación.

Cuando el herido se encuentra atrapado es recomendable, si no existe riesgo y siempre que sea posible, apagar el contacto del vehículo, contestar a todas las preguntas del coordinador sanitario del SUC y seguir sus indicaciones hasta la llegada de los diferentes recursos de seguridad y emergencias, ya que, especialmente en estas situaciones, actuar de forma incorrecta puede empeorar gravemente el alcance de las lesiones que en un primer momento ha podido sufrir la persona accidentada.

Tras el accidente es posible que el herido presente traumatismos o fracturas por lo que el SUC recomienda no moverlo, a no ser que sea absolutamente necesario por su seguridad, y en caso de tener que hacerlo, se deben seguir siempre las indicaciones del coordinador sanitario. Asimismo, mientras llegan los recursos de emergencia, es muy importante vigilar cualquier cambio en el nivel de conciencia o respiración del afectado, informando de los mismos inmediatamente, y nunca se le debe dar alimentos o bebidas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario