FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | ¿Bien resuelto? | Salvador García Llanbos

Infortunado, absolutamente infortunado estuvo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al hacer la primera valoración del asalto a la valla de Melilla de la pasada semana.

“Ha sido un asalto violento, bien organizado, bien perpetrado y en este caso, yo creo que bien resuelto por parte de los dos cuerpos de seguridad, tanto de España como de Marruecos. Quiero agradecer también el trabajo del Gobierno marroquí”, concluyó Sánchez sobre este asunto. El ‘bien resuelto’, por supuesto, a la vista de las imágenes, se iba a atragantar. Servía en bandeja las críticas subsiguientes. Para colmo, aún está indeterminado el número de personas fallecidas.

Cierto que el país africano padece la presión migratoria de otros países subsaharianos y que este episodio pone de relieve que el problema de las migraciones necesita no solo miradas políticas diferentes sino planes y medidas que lo canalicen desde la cooperación al desarrollo, aún cuando ya se ve claramente que los gobiernos se sienten desbordados siquiera para contener en sus fronteras a la población desplazada. Cierto todo eso, como lo es el perverso papel de las mafias que trafican con seres humanos; pero la solución no puede ser la represión, la respuesta sin miramientos de cuerpos militares o policiales. Si los resultados son los que se han visto al pie de la valla de Melilla, fatal.

Porque tras la violencia y la actuación desproporcionada vienen consecuencias difíciles de procesar y significan, en sí mismas, un considerable desgaste de los gobiernos.

No vale refugiarse en precedentes similares protagonizados por gobernantes de otro signo político. Aquí, por apremios, precipitación o lo que sea, ha faltado un hecho fundamental: sensibilidad. Como han faltado en esa declaración empatía y humanidad. La prueba del 9 es que, después de los sucesos y de la infeliz locución ‘bien resuelto’, el propio Pedro Sánchez y otros miembros de su gabinete, han intentado e intentan reconducir las valoraciones. Si un cambio en las relaciones bilaterales consignaba resoluciones en la línea fronteriza de este calado, mejor haber dejado las cosas como estaban.

Dicen que la ONU va a promover comisiones investigadoras. Bien. Sobre todo, si alumbran el proceder de quienes son responsables. Y mejor si los resultados contribuyen a aumentar la sensibilidad del presidente del gobierno español que, en una próxima oportunidad –ojalá que no la hubiera- , se cuidará mucho de decir cosas como ‘bien resuelto’, muy infortunada, volvemos a decir.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario